Daimler y Bosch eligen a Nvidia Drive para las flotas de robotaxis

(Por Sebastian Gaviglio) Según las tendencias muy pronto será fácil llamar a un automóvil sin conductor desde un smartphone: Los vehículos completamente autónomos basados en supercomputadoras impulsarán una nueva era en la movilidad como servicio, la autopartista Bosch y Daimler (la empresa propietaria de Mercedes-Benz) se inclinaron por AI Drive Pegasus de Nvidia (líder en las plataformas de conducción autónoma) para sus proyectos de vehículos autónomos.

Image description

Daimler, Bosch y Nvidia se asociaron para llevar los vehículos completamente automatizados y sin conductores a las calles de las ciudades. Los efectos de este emprendimiento afectarán no solo la forma en que conducimos.

Por año 1.000 millones de automóviles en el mundo recorren 16 billones de kilómetros. Sin embargo, la mayoría del tiempo, estos vehículos están parados, ocupando un valioso espacio. Cuando están en funcionamiento, a menudo están atascados en congestiones de tráfico. Los servicios de movilidad resolverán estos problemas que aquejan las zonas urbanas, aprovecharán la capacidad poco utilizada y revolucionarán la forma en que viajamos.

En todo el mundo, buscamos una rápida adopción de los nuevos servicios de movilidad, como Uber, Lyft, Didi y Ola. Pero ahora, la disponibilidad de los conductores amenaza con limitar este crecimiento continuo.

La respuesta es el automóvil de conducción autónoma, un vehículo con muchos sensores, con la tecnología de una supercomputadora con una gran eficiencia energética y con un software de AI que hace las veces de conductor virtual.

La colaboración entre Daimler, Bosch y Nvidia promete dar pie a lo que los entendidos de la industria automotriz llaman autonomía de nivel 4 y nivel 5, es decir, automóviles que se manejan solos.

Los beneficios de los servicios de movilidad basados en vehículos autónomos son enormes. Los vehículos con AI mejorarán el flujo del tránsito, aumentarán la seguridad y ofrecerán un mayor acceso a la movilidad. Además, los analistas predicen que el costo de viajar en un vehículo con conducción autónoma será de tan solo 17 centavos de dólar por milla. Las personas que realizan viajes cotidianos podrán dedicar este tiempo a trabajar, lo que permite recuperar un valor estimado de US$ 99.000 millones en productividad perdida cada año.

Aumentar la comodidad del transporte y reducir los costos es una gran oportunidad. Para el 2030, los servicios y los vehículos de conducción autónoma se convertirán en una industria por un valor de US$ 1 billón, según KPMG.

Para cosechar estos beneficios, las grandes marcas automotrices deberán sumarse a la tecnología más reciente con todos sus recursos. La plataforma de computación AV de Nvidia Drive promete ayudarlos a incorporar todos los avances de nuestro tiempo (el aprendizaje profundo, la fusión de sensores, el reconocimiento de imágenes, la computación en la nube y mucho más) en sus procesos.

Nvidia aporta su liderazgo en las plataformas de conducción autónoma y AI. Bosch, el autopartista de nivel 1 más grande del mundo, aporta su experiencia en hardware y sistemas. Daimler, la empresa propietaria de Mercedes-Benz, aporta su experiencia global sobre vehículos y una marca mundial que es sinónimo de seguridad y calidad.

Los peatones, los ciclistas, las luces de tráfico y los demás vehículos hacen que recorrer las congestionadas calles de la ciudad sea estresante incluso para los mejores conductores humanos.

En este entorno caótico y desordenado, es necesario contar con una potencia de procesamiento alta. Una sola cámara de video genera 100 gigabytes de datos por kilómetro, según Bosch.

Ahora, imagine un vehículo o un robotaxi completamente automatizado con un conjunto de sensores (cámara de alta resolución, lidar y radar) configurados para detectar objetos lejanos y combinados con otros sensores que se especializan en ver colores, medir distancias y detectar movimientos en diferentes condiciones. Juntos, estos sistemas proporcionan niveles de diversidad para aumentar la seguridad y la redundancia con el objetivo de crear una copia de seguridad en caso de que se produzca un fallo. Sin embargo, esta vasta cantidad de información debe descifrarse, procesarse y utilizarse en diferentes capas de redes neurales casi de forma instantánea.

Nvidia Drive ofrece el alto rendimiento que se necesita para ejecutar una amplia matriz de diversas redes neurales profundas, a fin de conducir de forma segura en entornos urbanos.

Se requiere una gran cantidad de rendimiento de computación para ejecutar decenas de complejos algoritmos de forma concurrente y en milisegundos, para que el automóvil pueda navegar de forma segura y confortable.

Nvidia Drive Pegasus es la supercomputadora de AI diseñada específicamente para vehículos autónomos, que logra 320 TOPS (billones de operaciones por segundo) para resolver estos algoritmos diversos y redundantes. Tiene el tamaño de una placa de automóvil, pero un rendimiento equivalente a seis estaciones de trabajo sincronizadas.

Esta es la supercomputadora con mayor eficiencia energética, ya que realiza un billón de operaciones por vatio. La reducción de la cantidad de energía consumida implica un aumento directo del rango de funcionamiento.

Pegasus es una solución de seguridad funcional para automóviles que usa dos Nvidia Xavier SoC y dos de nuestras GPU de próxima generación diseñadas para el procesamiento de visión y AI. Esta plataforma de hardware y software diseñada en conjunto se creó para cumplir con la norma ASIL-D ISO 26262, el nivel más alto en seguridad funcional para automóviles de la industria. El sistema continúa funcionando, incluso cuando se detecta una falla.

En los próximos años, Drive Pegasus será clave para que los fabricantes de automóviles puedan cumplir con la demanda en crecimiento. La industria de la movilidad como servicio comprará más de 10 millones de automóviles en 2040, hasta 300.000 en 2017, según una proyección de la firma de investigación de mercado IHS Markit.

“La sociedad con Bosch y Daimler indica que la arquitectura Nvidia Drive resuelve las necesidades críticas de los fabricantes de automóviles a medida que resuelven el desafío de la conducción automatizada”, dijo Luca De Ambroggi, director de investigación sénior de Inteligencia Artificial para IHS Markit.

El ecosistema de Nvidia Drive continúa creciendo en todas las áreas de la conducción autónoma, desde los robotaxis hasta los camiones y los vehículos de entrega, ya que más de 370 empresas adoptaron la plataforma Drive.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: