Tenemos la solución a la invasión de mejillones dorados… ¡los comamos!

Esta semana nos “desayunamos” en La Voz del Interior con que el “mejillón dorado” había puesto fuera de servicio la usina San Roque de Epec (ver aquí). Y como vemos mucho Animal Planet nos preguntamos cuál podría ser el depredador capaz de controlar esta plaga, y lo encontramos: ¡nosotros! Los investigadores del Conicet y el Cenpat (Centro Nacional Patagónico) nos informaron que los “mejillones dorados” son comestibles y la única razón por la cual hasta ahora no se han comercializado es porque son muy pequeños y se necesita en cantidad para que rindan en la cocina…¿no tiene sabor a oportunidad de negocios?