En Córdoba hay más de 30 productoras que ofrecen drones (pero solo una está habilitada)

El servicio de filmación o fotografía aérea ha dado un salto exponencial en los últimos meses. Pero ¿cómo está regulado este negocio? ¿Qué normas hay que cumplir y qué permisos se requieren para volar un dron en lugares complejos? La dificultad de la autoridad para controlar y "ahorrarse" unos pesos lleva a que casi todas estén fuera de la ley.

Image description

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) es la que establece el Reglamento Provisional de Vehículos Aéreos No Rripulados (VANT), o drones, mediante la resolución 527 de noviembre de 2015.  

Para poder operar un dron exige un registro muy parecido al de un automóvil: se registra el vehículo, se contrata un seguro, se rinde un equivalente al examen de conducir y para poder trabajar también se registra a la empresa para realizar trabajo aéreo.

Se puede observar en este link donde hay que llenar formularios para poder trabajar brindando servicios vía drones .

Pero según pudo establecer InfoNegocios con fuentes del mercado local y de la propia ANAC, que pidieron hablar en off the record, solo figura una empresa privada con domicilio en Córdoba en el Registro de Trabajo Aéreo.

Fuentes del mercado estiman que entre 30 y 40 productoras audiovisuales ofrecen el servicio de fotografía o video aéreo en Córdoba. A ellas hay que sumarle otra vasta cantidad de drones que se utilizan para el trabajo agropecuario, que en su inmensa mayoría incumplirían el servicio.

Obviamente, la dificultad de controlar por parte del ente que aplica la norma y los costos (de registro, seguro, examenes) hace que casi nadie cumpla los requisitos. Pero esa es una parte del problema, la otra son las empresas que contratan los servicios sin exigir estos requisitos y quedar expuestas a riesgos.

¿Dónde puede volar un dron?
La regulación establece ciertos límites: por ejemplo, no se puede volar sobre aglomeraciones de gente, de noche o arriba de 43 metros del obstáculo más alto. Pero todos estos aspectos se pueden salvar a través de una autorización de la torre de vuelo que regule el espacio aéreo, por ejemplo en Córdoba, la del aeropuerto Taravella. Es decir, hay que llamar a la torre Córdoba de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA) y pedir permiso.

Pese a que el trámite es relativamente simple, muy pocos son los que lo hacen ya que exige todo el registro anterior de los equipos y los pilotos.

La regulación es clara: si el uso del dron es para hobbysta se puede realizar vuelos en lugares alejados de la ciudad o aeroclubes que lo autoricen. Para el uso comercial se solicita autorización para cada trabajo y normalmente la ANAC expide estas autorizaciones sin mayores inconvenientes.

¿Quién puede volar un dron?
Los miembros de la tripulación deben ser mayores de 16 años, tener apto físico y aprobar el examen que acredita estar apto para operar este tipo de equipo. (GL)

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios:

Agustin Barrigo
26/01/2018 - 19:27

Daniel, la matrícula de piloto y el equipo registrado no son suficientes para cumplir con la reglamentación. En Cordoba no se exige porque no se sabe realmente las consecuencias que puede tener

26/01/2018 - 15:51

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Daniel, profesional que conozco. Las modas no reguladas luego traen su consecuencia. Saludos

Daniel Gonzalez
26/01/2018 - 15:13

Soy piloto matriculado en ANAC; he ofrecido mis servicios a todos los medios gráficos, televisivos, radiales y digitales. Tengo experiencia y la hago valer, al igual que toda la inversión que hice en capacitación, equipos, exámenes, permisos, etc. Cuando me ha tocado presupuestar un trabajo, una vez me dijeron: "ehh, no podés cobrar eso por manejar un avioncito ..." Conclusión: hoy cualquiera compra un dron usado con 15 mil pesos, aprende con un tutorial de Youtube, y si tiene la suerte de un contacto, un conocido, o "amigo de" puede conseguir trabajo en un medio importante; eso sí, cuando se le caiga un drone en la cabeza a una persona y la lastime severamente (calculen un impacto de 10 kg desde 120 mts.) entonces se van a comer terrible juicio y ahí aprenderán que lo barato siempre, pero siempre, termina saliendo MUY CARO. Somos hijos del rigor, hasta que no haya una LEY (no una disposición como la actual) que regule la actividad, por las dudas cuando caminen miren para arriba ...