Martes 27, Septiembre de 2016

Luego de ahorrar, llega el momento de invertir (ojo, consumir no es invertir)

(Por Rubén J. Ullúa – Asesor y Analista de Mercados Financieros). A lo largo del mes de septiembre hemos dado varios tips que deberían ayudar al lector a priorizar el ahorro en nuestro presupuesto mensual. El lector debe saber que en la medida que su ingreso mensual esté destinado únicamente al pago de impuestos, deudas y al consumo indiscriminado, su salud financiera en el mediano plazo no será buena. Estando en ese círculo vicioso mes a mes, sin poder conservar un ahorro, que en algún momento lo destinemos a la creación de activos, será muy difícil salir del trance. (Cómo sigue este “paso a paso” en nota completa).

Image description

Ahora bien, para aquellos aplicados que efectivamente han entendido cuál es el punto de partida para lograr una buena salud financiera y han tomado medidas en su presupuesto mensual para comenzar a priorizar el ahorro, deberán ahora comenzar a pensar en inversión. Es que, ahorrar sin pensar en invertir lo ahorrado sería también una equivocación y más aún cuando vivimos en una economía inflacionaria. Sin embargo, para pensar en inversión resulta importante fortalecer algunos conceptos que son fundamentales para no comenzar en un camino errado.
El concepto de inversión consiste en el empleo o colocación de un capital determinado en una actividad o negocio, con la finalidad de obtener en un plazo determinado una renta  y así poder incrementar el capital inicialmente ahorrado. Es válido hacer esta aclaración, porque en los tiempos actuales solemos mal interpretar el concepto de inversión y creemos que consumir bienes es una forma de invertir. Por lo comentado, en las próximas columnas estaremos analizando no sólo los diferentes tipos de inversión posibles a tener en cuenta, sino también daremos tips para conocer nuestro perfil de inversor. ¡Es momento de hacer rendir nuestro ahorro!   

Comentarios:

Dejá tu Comentario: