Maximiliano Ciappini es el “Mr. Shops” de Shell e YPF en el corredor de la RP5 (una historia de “sí, se puede”)

(Por Javier Pérez) Maximiliano Ciappini, de 41 años y con un espíritu emprendedor incansable, es dueño de 4 sucursales de Grido, ubicadas en Anisacate, La Bolsa, Villa Ciudad de América, Potrero de Garay (está última con local propio) y posee la distribución mayorista oficial de Grido en toda la zona.  Además, administra diversos shops de Shell y YPF que se encuentran en el corredor entre Alta Gracia y Santa Rosa de Calamuchita. 

Maximiliano Cippiani administra shops de Shell y YPF en varias localidades.

IN: ¿Cómo nace tu espíritu emprendedor?

MC: Mis comienzos fueron a los 13 años como vendedor ambulante en una estación de servicio en Dean Funes; a los 15 trabajé de cadete en una rotisería y después fui repartidor en Beto´s hasta que me capacité de cocinero; en esa época vendía productos en el horario cortado y por la mañana vendía diarios en un semáforo hasta que entre como cajero de Grido en 2002 y también vendía aromatizadores locales por local en los tiempos libres. Comencé a capacitar heladerías en otras ciudades y provincias, luego hice una sociedad con mi jefe y un amigo y abrimos una heladería en Anisacate en 2012. 

En estos años estudiaba mientras trabajaba y me fui formando en finanzas y gastronomía; estudié en la universidad Blas Pascal un curso en gestión de la estrategia orientada a resultados y la Universidad de Córdoba una diplomatura en innovación, calidad y gestión gastronómica. Entre muchos cursos de recursos humanos, community manager, finanzas, seminarios internacionales sobre turismo y gastronomía. Siempre trate de estar activo y aprendiendo.

IN: ¿Cómo iniciaste el negocio de los shops en estaciones de servicios y qué proyección tenés hacia 2023?

MC: Pase por una estación en Alta Gracia, vi que estaba el local vacío y decidí averiguar y lo presente a la sociedad como un nuevo desafío, porque teníamos que levantar la imagen y entrar a un rubro que no conocíamos; fue muy difícil al principio porque no conseguíamos los proveedores y los números no eran los esperados, por eso rechazamos otras propuestas hasta que agarramos una Shell en Villa Ciudad de América y después nos presentaron el desafío de levantar la imagen de la YPF en el centro de Alta Gracia, un cambio de gestión en la Shell de Villa General Belgrano y una Shell nueva frente Berta. Nuestro próximo desafío es inaugurar una YPF Full en Santa Rosa de Calamuchita. 

IN: ¿Qué diferencia tiene tu servicio con respecto a otros y en qué haces hincapié como valor agregado? 

MC: Trabajamos con un área de recursos humanos y supervisores que acompañan al personal con mi asesoramiento constante, las capacitamos con baristas para destacarnos en un café de calidad y brindar un servicio bueno en nuestros shops y lo complementamos con buena limpieza en salón y baños.

El 98% de personal es femenino, así que las vi tener sus hijos y formar sus familias trabajando en nuestra empresa y eso es lo que más fuerza nos da para seguir: ayudar a cambiar la vida mediante su propio esfuerzo es muy reconfortante… nosotros les damos las herramientas y ellas lo logran.  

Tenemos un hermoso equipo de trabajo que hacen posible que esto funcione, tengo personal que vi progresar, hacer su casa, comprar o cambiar su auto, moto y mejorar su calidad de vida. Yo hablo mucho con mi personal, para que puedan progresar y esa es mi meta: verlos volar, crecer, ser exitosas como yo lo logre.

IN: ¿Cómo es trabajar en sociedad y que les dirías a quien quiera emprender en Alta Gracia?

MC: Mi socio era antes mi jefe y vio en mi las ganas de crecer y la responsabilidad que tenía en mis trabajos; el otro socio es un amigo que se prendió a este desafío y con quienes tuvimos momentos buenos y malos… pasamos 2 años de pandemia con varios meses de negocios cerrados y más nos unimos para sacar esto adelante.

Sin esfuerzo y sacrificio no hay éxito. Cada uno es el arquitecto de su propia vida y somos los responsables de modificar para avanzar; acá no sirven las excusas porque no suman, en vez de ver mucha TV o redes sociales hay que leer un libro, ver una capacitación; la disciplina es la llave maestra para progresar; muchos fracasan porque no quieren perder tiempo capacitándose.