AIDA, un copiloto que no ceba mates

(Por Eduardo M. Aguirre) Aida, cuyas siglas significan Affective Intelligent Driving Agent (agente afectivo de conducción inteligente), es un dispositivo de múltiples aplicaciones todas pensadas para ayudar al conductor, desarrollado conjuntamente por Volkswagen, Audi y los laboratorios del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Este dispositivo ciertamente me recordó a la pulsera que diseñó Philips para controlar las emociones pensando en operadores de bolsa. Bajo el mismo concepto, pero sumándole una serie aplicaciones para colaborar con la conducción de nuestros vehículos, nació AIDA, que es algo así como tener a tu hijo delante tuyo mientras manejás, copiando tu cara de preocupado (cosa que saben hacer muy bien los enanos) y a tu mujer diciéndote por donde ir (pero sin equivocarse).

Según explica Carlo Ratti, director del Laboratorio de SENSEable City Lab del MIT: “En el desarrollo de AIDA, nos preguntamos cómo podríamos diseñar un sistema que pudiera servir de guía y a la vez ser un compañero informado y amistoso.”

El pequeño sistema, que se coloca sobre el tablero del automóvil, será capaz de expresar emociones al conductor, por ejemplo, podrá sentirse triste si llevamos conduciendo horas sin detenernos, o avisarnos de que llevamos poco combustible, que vamos camino de un embotellamiento, lo que queda para completar el viaje, etc.

Como te decía, Aida puede leer el estado de ánimo del conductor fijándose en su expresión facial. Su parte estrictamente informática se coordina con el GPS, sistemas de seguridad del coche e información de tráfico para, por ejemplo, sugerir rutas alternativas.

El sistema también es capaz de aprender solo, identificando lugares habituales como tu casa, tu trabajo, el club, un centro comercial, (lo que no dicen es si podés pedirle que te haga la “gamba” de olvidarse que estuviste en algún determinado lugar). Por si fuera poco también se fija en tu forma de conducir y analiza si puede mejorarse. (Como si no tuviera demasiado con los humanos que suelo llevar y que me critican cómo manejo, sumar un robot que también lo haga). En fin, si es de tu agrado este aparatejo, pronto estará en el mercado, yo paso. (además ya lo dije, no sabe cebar mates).

Por qué Raissë, la marca cordobesa que ya probó Pampita, puede ser el "unicornio" de la dermocosmética (inversión: 200.000 dólares)

(Por Julieta Romanazzi) Raissë comenzó su viaje a principios de 2021 con la ambición de crear una firma de dermocosmética inspirada en la excelencia francesa. A partir de una inversión inicial de US$ 200.000, y luego de un largo periodo de validación, Raissë lanzó al mercado serums, cremas, geles, emulsiones y más, buscando “proteger y embellecer la piel”.

¿Quién dijo que la comida sin Tacc es aburrida? La cordobesa Happy Food crece, se diversifica (y concreta su primera exportación a Chile)

A dos años de la inauguración de su propia planta, la pyme cordobesa que en su hoja de ruta busca ser la referente latinoamericana en su categoría, dio el primer paso: concretó su primera exportación a Chile donde ingresará la línea de alfajores, y trabaja para insertarse en otros países de la región y EEUU. Además, lanzó una nueva línea de chalitas saladas. Ya tiene 23 presentaciones de productos inclusivos.

¡Correo! DHL Express apuesta a la exportación de pymes cordobesas y abre nueva sucursal (la provincia representa el 18% de su facturación)

(Por Soledad Huespe) La compañía opera en Argentina desde 1979 y ya tiene 20 bocas físicas de atención al público. En Córdoba durante años tuvieron una sola sucursal en pleno centro, pero desde esta semana comienza a operar la segunda. Está en José Roque Funes 2085 (Cerro de las Rosas), y demandó una inversión de 100.000 euros. Con esta apertura apuestan a la expansión de las pymes y emprendedores cordobeses. Mano a mano con Leandro Florio, gerente comercial de DHL Express.