La Corte apura un fin de ciclo con Juez como artífice

(Por Yanina Passero) El senador integrará el Consejo de la Magistratura tras un fallo del máximo tribunal. Aumenta su peso político específico y visibilidad, en etapa de engorde en Juntos por el Cambio.

 

La Corte Suprema de Justicia invitó a Juntos por Cambio (JpC) a salir de su alienante interna y le recordó el real objetivo de su naturaleza opositora. Los jueces Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Juan Carlos Maqueda, hicieron lugar a la acción de amparo iniciada por el senador Luis Juez y anularon la designación del integrante del Frente de Todos, Martín Doñate, en el Consejo de la Magistratura.

“En un contundente fallo, la CSJN le dijo a Cristina Kirchner: "Así, no". Por más que ella lo crea, no está por encima de la ley y la banca en el Consejo de la Magistratura que nos quitó, ahora la tiene que devolver. Nunca hay que bajar los brazos frente a la injusticia”, escribió en sus redes sociales el beneficiario de la decisión de los magistrados que, por otro lado, no contó con el apoyo de Ricardo Lorenzetti por entender que se trata de una intromisión del Poder Judicial sobre las facultades del Legislativo para designar a los representantes del organismo que tiene como facultad el nombramiento y remoción de jueces. Previsible.

El tridente judicial envió un fuerte mensaje al oficialismo, aunque tardío. Al anular la designación, producto de la división del bloque oficialista para cambiar las posiciones de fuerzas, la Corte indica que un procedimiento parlamentario es justiciable, cuando se juegan con los límites de las normas establecidas. Ingresó en este terreno revisable la partición de una bancada, para unirla en un interbloque horas después de consumado el objetivo.

El fallo califica la operación de “maniobra”, pues “la división referida no obedece a fines genuinos sino al objetivo de una fuerza política de ocupar en el Consejo un lugar que no le corresponde”. Y personalizan el reproche: “El accionar de la Presidencia del Senado constituye un apartamiento de las reglas que esta Corte estableció en su sentencia del 16 de diciembre para la conformación de un órgano constitucional”.

La intensidad en el uso del lenguaje de esta sentencia y la vendetta de Rossatti por el desconocimiento de su fallo, da indicios del poder político que concentra el vértice del polo Judicial argentino. Según la categorización que hace el experto en derecho constitucional, Alfonso Santiago, esta Corte jamás calificaría como “adicta”. La “moderación” sigue siendo su línea, aunque para que kirchnerismo ya califique como “hostil”. El máximo tribunal envió un fuerte mensaje a la vicepresidenta acercándola a figuras que califican como un atentado a la democracia.

Conceptos negativos expresados en el escrito judicial animaron a la oposición a concentrarse en el rival por algunas horas. “No vale todo. Cristina mandó a dividir el bloque K de Senadores para acaparar 3 de las 4 bancas en el Consejo de la Magistratura. Esta avivada, que muchos festejaron, claramente era irregular y hoy la Corte Suprema la revocó. ¡Felicito a Juez por no bajar los brazos!”, tuitéo el diputado Mario Negri. En tanto, el presidente de la Coalición Cívica de Córdoba, Gregorio Hernández Maqueda, celebró: “¡Viva la República! Magnífico fallo de la CSJN: tilda de artimaña, falsa, ilegítima, de mala fe, antidemocrática y por ende, nulo el decreto de Cristina para dividir su bloque y quitarle a JpC fuerza en el Consejo. Lorenzetti no firma el fallo, lo que demuestra su funcionalidad”.

Impacto interno

El precandidato que prometió en la campaña legislativa nacional ser “la versión más fuerte de Juntos” para enfrentar a Cristina en el Congreso vio los frutos de su traqueteo por barandillas (y la expiación por su llamativa ausencia el día que discutió en la Cámara Alta la ampliación de la Corte).

Juez goza de una buena racha que el peronismo no tiene. Desde hace meses, el oficialismo atravesó escándalos políticos y judiciales que dejaron en el plano de la anécdota el fallido evento de Ulises Bueno, para girar hacia el drama de mamás que se retiraron del Neonatal con partidas de defunción de sus bebés sanos o la trama de privilegios que desnudó el accidente fatal que protagonizó el legislador Oscar González en las Altas Cumbres.

Ahora bien, ¿el aumento del peso específico de Juez tendrá correlato en la compulsa local? Las alarmas internas son bajas porque el senador estará un mes en el nuevo cargo, aunque es probable que lo nombren nuevamente.

Radicales y amarillos reconocían a este medio que tendrá una vidriera para nada desdeñable en tiempos de instalación política. Mientras su rival directo en la interna, Rodrigo de Loredo, no cierre filas con su partido y tenga la “carta territorial” para sí, la pelea sigue planteada por el acceso a los paneles mediáticos. Y un dato no menor es que, la semana que viene, los “boina blanca” tendrán tres actos. Uno, convocado por el líder local de Evolución; otro, por Mario Negri (el primero en felicitar a Juez por pelear por su lugar en la Magistratura); y, el tercero, auspiciado por Ramón Mestre.

Independientemente de las ventajas asociadas a un puesto expectable, el juecismo deja entrever cómo utilizará políticamente el guiño de la Corte.

“En la interna local, Luis cumplió con su promesa ‘un Juez para Cristina’. Fue el único que puso límites a la arbitrariedad de la señora de Kirchner. El resto, incluyendo a Juan Schiaretti y Llaryora, son puro palabrerío. Nunca se le animaron personalmente”, resumía la victoria del día un avezado dirigente del Frente Cívico.

Curiosamente, De Loredo, le daba una vuelta de rosca a esta estrategia que les permitió recolectar un millón de votos con Juez, en noviembre de 2021. “No va a alcanzar con señalar que son funcionales a los K, con sus pactos y privilegios que le permiten aumentar impuestos o derogar las PASO; o la alianza de Llaryora con La Cámpora. Vamos a tener que mostrar el futuro”, el fragmento del vídeo que el radical comenzó a viralizar casi en simultáneo a la noticia del ingreso de Juez al Consejo de la Magistratura.