Las comparaciones son odiosas… ¡pero cómo ayudan! Esta fue la escalada a la hiper de Alfonsín: 5,7%, 6,9%, 8,9%...

(Por Íñigo Biain) Si las historia se repiten (o no) es una discusión tan baladí como el género (que ya no el sexo) de los ángeles. Pero siempre es bueno mirar algunos elementos del pasado para tener escenarios posibles en nuestro mapa mental.

¿Cómo se llega a una hiperinflación? La respuesta de los economistas suelen coincidir: solo tras una sucesión de eventos desafortunados y bastante impericia. Condimentos que -admitámoslo- están sobre la mesa de la gestión económica.

El siempre pedagógico Juan Carlos de Pablo repite que una misma, mismísima medida de política económica puede generar efecto A o efecto Z (uno y su absoluto contrario) solo por la diferencia de credibilidad del autor.

De las cosas buenas que tiene ponerse mayor (además de no morir en el camino, claro), una muy interesante es haber sido testigo directo de sucesos que otros referencian por haberlos leído o escuchado.

La sensación subjetiva de anomia que invade el país me retrotrae a aquellos meses de 1988 y 1989 cuando transitaba mis primeros pininos en el periodismo y en el alfonsinismo se desintegraba el sueño de ser el “tercer movimiento histórico”. 

Es verdad: algo similar “se sentía” en el primer tramo del gobierno de Menem (que tuvo su híper y su Herman González) y muchos años más tarde, en el inicio del gobierno de Néstor Kirchner cuando muchos pensábamos que su debilidad política de origen no lo iba a dejar hacer pie y la sucesión de presidentes de 2002 tendría otro capítulo en la historia.

Como sea, la incertidumbre del momento invita a mirar cómo fue la escalada del IPC que terminó en aquella hiperinflación donde en el Supermercado Americanos que visitaba cada día los precios aumentaban a la mañana, a la tarde y a la noche.

Aquellos IPC entre Alfonsín y Menem

  • Noviembre 1988: 5,7% (menos que enero de 2023)
  • Diciembre 1988: 6,9% (tres décimas más que febrero 2023)
  • Enero 1989: 8,9%
  • Febrero 1989: 9,6%
  • Marzo 1989: 17%
  • Abril 1989: 33,4%
  • Mayo 1989: 78,5% (ese mes hubo elecciones presidenciales y perdió el oficialismo)
  • Junio 1989: 114,5% (Alfonsín se quiere ir, Terragano convence a Menem de asumir)
  • Julio 1989: 196,6% (Menem asume y lanza el Plan BB que también fracasaría)

Como se ve, en este proceso hiperinflacionario el IPC sube “poco” hasta que pega un salto (marzo) y luego empieza duplicarse mes a mes, retroalimentándose con devaluaciones en un marco de escasez de productos por especulación y falta de insumos (y/o pagos) en todas las cadenas de abastecimiento.

En esta escalada de precios, la economía es el telón de fondo (muchos pesos en circulación, muchos pasivos remunerados en los bancos, escasez de dólares), pero los actores centrales son los políticos: con Sourrouille se fue el último “ministro fuerte”, Juan Carlos Pugliese hizo lo que pudo (“les hablé con el corazón, me contestaron con el bolsillo”) y si Jesús Rodríguez no voló también fue porque Menem se convenció que el país no llegaba al recambio del 10 de diciembre.

Posiblemente la historia no se repita. Pero sería bueno que los presidenciables tengan ya bien claro qué plan deberán aplicar por sí el futuro patea sus puertas.

Las cosas como son: Milei y Caputo “le pusieron” al Cosquín Rock 1.400 millones de pesos (más, mucho más, que Llaryora eximiéndolo de IIBB)

El Cosquín Rock sigue dando que hablar. Al debate lo comenzó el propio presidente de la Nación cuando en la red social X se refirió a un comentario que cuestionaba “quién financia el festival”. Palazzo salió al cruce intentando zanjar la discusión. Pero Milei no se quedó tranquilo y siguió arremetiendo. Lo que nadie dice es que con la sola exención del IVA al precio de las entradas, Milei (y Caputo) “le pusieron” al Cosquín Rock unos 1.400 millones de pesos. Veamos.

Los alquileres empiezan a “pegar la vuelta”: bajan los precios en Nueva Córdoba y alrededores (cuánto cuesta alquilar hoy y las proyecciones)

Los inquilinos y profesionales inmobiliarios saben mejor que nadie las complicaciones que surgieron -fundamentalmente- en estos últimos 3 meses (entre leyes, derogaciones, inflación y precios desalineados). Pero… ¡buenas noticias! Los alquileres de departamentos en zonas “calientes”, como Nueva Córdoba (y alrededores), muestran un leve retroceso en sus precios. Te mostramos los datos relevantes y la comparación.

Vuelve la feria más rica de Córdoba: Sabores y Dulzuras festeja su edición N° 81 (nuevas propuestas en gastronomía y decoración)

Desde el sábado 16 de marzo hasta el martes 2 de abril se llevará a cabo la Feria Sabores y Dulzuras de Córdoba en la ex Plaza Veléz Sarsfield, frente al Patio Olmos, Córdoba. Con entrada libre y gratuita, la Feria más rica, tradicional y antigua de Córdoba festeja e invita a todo el público a celebrar su 40° aniversario y edición 81, en la carpa equipada con todas las comodidades. No se suspende por lluvia. 

Los shoppings dejan de mirar para otro lado: la ropa “second hand” es una opción más (Hermosa Beach, la primera marca en llegar al Córdoba Shopping)

(Por Rocío Vexenat) Nació en 2019 de la mano de Lucía Colman y Gabriela Fracchia (madre e hija), y acompaña una tendencia que venía creciendo pero que aún no tenía lugar en los shoppings. ¿Qué podés conseguir en Hermosa Beach? Prendas de marca (o no) un 70% más baratas en algunos casos. El primer local está ubicado en la Recta Martinoli 8182. La del Córdoba Shopping es la segunda apertura (la primera en un shopping) con la que buscarán escalar.