Si sos fan de lo dulce, hay un salame (de chocolate) que revoluciona los regionales de Colonia Caroya

(Por María Rosa Ponce) Alejandra Savio, descendiente de italianos, rescata las recetas de su abuelo paterno en un emprendimiento gastronómico y convierte recuerdos en sabores únicos. El desafío fue presentar un producto novedoso para una feria en la fiesta del salame y lo logró.

Alejandra es una maestra jubilada de Colonia Caroya, hace escasos  meses creó su emprendimiento “ Sabor a mí “, el cual surgió de su talento por la cocina( cosa que descubrió durante la pandemia) y los recuerdos de su infancia, los aromas y sabores de las comidas que hacía su abuelo al que nombra  como un gran luchador.

“El preparaba pizzas caseras, a la masa le colocaba anchoas, las vendía al por mayor en un local de Deán Funes igual que el praliné”, rememora Savio, mientras se ilumina su rostro.

Actualmente Alejandra se capacita e incuba en IncuNeg ( la Incubadora de Negocios de Colonia Caroya), dentro de  cada encuentro accede a herramientas que le permiten indagar sobre su idea de negocio y mejorar lo realizado hasta el momento.

Surgió la idea del producto estrella, ese valor diferencial que  le da el toque  especial a cada  emprendedor, así llegó al producto en cuestión un salame de chocolate que su abuelo preparaba como postre en la Navidad y las Pascuas.

Sin tener registro escrito apeló a su memoria e indagó  sobre el origen del producto muy tradicional en el norte de Italia ( aunque también es uno de los postres favoritos de los Portugueses).

Está hecho a base de chocolate amargo, galletas molidas y según el gusto frutos secos molidos.  A la vista lo negro simula la carne del típico embutido y las galletas el tosino. Al formarse la pasta se hace un cilindro que se decora con azúcar por fuera lo que hace las veces de la mufa tradicional del salame.

Este dulce llamó la atención en la última edición de la Fiesta Caroyense que tuvo lugar el domingo 12 de noviembre  en el Club Agraria de Avenida San Martín Colonia Caroya.

Para Alejandra es muy importante rescatar las recetas ancestrales, redescubrirlas y darles su toque especial. Ella  prepara pastas caseras no comerciales, no muy conocidas, indaga en la cocina, juega con las verduras y tiene las masas de colores.

A la vez se prepara para que  su emprendimiento tenga un triple impacto, aprovechando al máximo cada ingrediente, reduciendo los desperdicios,  generando una economía autosustentable.

No solo hay cafecitos, ahora también matecitos: cómo funciona la plataforma que permite invertir en emprendimientos (y ya vende más de 4.000 por día)

(Por Diana Lorenzatti) Las redes sociales permiten, entre muchas otras cosas, la posibilidad de dar a conocer proyectos, emprendimientos y empresas, y que escalen. El crowdfunding es una herramienta muy poderosa para lograr el objetivo y a eso apunta “Matecito”: a obtener fondos en línea para financiar un proyecto a través del aporte de un elevado número de inversores. Cómo opera.

Llega el Uber de los fletes: en febrero comienza a operar Fletalo en Córdoba (ya tiene 30 vehículos registrados)

Una idea tan simple como poderosa empieza a funcionar en tierras estudiantiles, donde las mudanzas y los fletes son moneda corriente. La plataforma online de fletes nació en 2020 en Buenos Aires con el fin de simplificar y transparentar los servicios de logística y transporte. El desembarco en Córdoba será en el transcurso de este mes de febrero para satisfacer la demanda B2B, y luego pasar a los consumidores finales. Cómo funciona.

Otra fórmula 70-30: Beney, un fernet “distinto” nacido en Traslasierra (sin TACC, a base de 40 hierbas y orgánico)

(Por Diana Lorenzatti) Todos los argentinos sabemos que Córdoba es la tierra del fernet y que hay muchos estilos y variedades que se pueden encontrar en toda la región. Entre tantas opciones Beney se distingue por ser del Valle de Traslasierra y tener una base de 40 hierbas serranas. Único en el mercado por ser libre de glúten, de calidad orgánica, sin conservantes y producido artesanalmente. En esta nota dialogamos con Guillermo Beney, su dueño, quien pasó a producir más de 12.000 botellas por mes, entre otras bebidas como gin y licores.