clicOH, la startup cordobesa que nació como delivery, fue una fábrica de mochilas y terminó como compañía de logística (con operación en toda LatAm)

(Por Soledad Huespe) Hoy por hoy, clicOH es una startup que nació de la mano de tres emprendedores cordobeses cuyo core es la logística integral para el ecommerce. Pero no fue siempre así: al comienzo, sus fundadores tuvieron otra idea que, con el paso de los años se fue reconvirtiendo. Pasado, presente y futuro de una de las compañías que promete ser el próximo unicornio de la región, en este mano a mano con Agustín Novillo Saravia, uno de sus fundadores.

Image description
Agustín Novillo Saravia, uno de los fundadores de clickOH.

La empresa fue fundada hace 5 años, pero no nació como una startup de logística, sino que la idea original fue hacer un app de delivery. 

IN: Son 3 los socios de esta startup, ¿arrancaron juntos? 
Agustín Novillo: Arrancamos los tres socios juntos, sí. Empezamos en Córdoba con una aplicación de delivery para el consumidor final, donde conectábamos a los usuarios con locales comerciales de Córdoba y repartidores. Es decir, personas que tenían tiempo y que podían descargarse la aplicación y empezar a entregar. Así empezamos. Cuando lanzamos nos esperábamos que llegue un montón de gente a pedirnos... Dijimos: “¿cómo vamos a trabajar tanta demanda? Toda la ciudad de Córdoba va a pedir”. Y al final no fue tan así. Pero fuimos creciendo poquito a poquito, pero necesitábamos mucho capital, ese modelo necesita mucho capital para salir del suelo. Entonces, al cabo de un tiempito llegaron todas las aplicaciones de delivery, llegó Rappi, Glovo, Pedidos Ya, Uber Eats… ¡y con muchísimo capital! Y nosotros teniendo un problema: no teníamos mochilas. Entonces uno de mis socios dijo: “Bueno, yo la puedo fabricar a la mochila”. A los dos días cayó con una mochila hecha y ¡fantástico! Mirándola pensamos que si nosotros, que necesitábamos 30 mochilas, teníamos este problema porque no había un proveedor local, seguramente todos estaban teniendo ese mismo problema. Entonces fuimos a Buenos Aires en colectivo, tocamos puerta por puerta todas las apps de deliveries y resultó que tenían efectivamente ese mismo problema. Así que nos volvimos a Buenos Aires con un pedido de miles y miles de mochilas que no sabíamos cómo íbamos a hacer para cumplir…

IN: Así que pasaron de tener una app de delivery a una fábrica de mochilas para deliverys.
AN: Exacto. Empezamos a fabricar mochilas de repente. Creamos una empresa de tecnología, pero ahora estábamos haciendo mochilas. Pero no todo quedó ahí: al cabo de un tiempo estas empresas nos empiezan a pedir que no solamente le hagamos una mochila sino que los ayudemos con la distribución.

IN: ¿Y ahí empieza la tercera etapa de clicOH?  
AN: Sí, nos pedían que le llevemos la mochila a los repartidores y al mismo tiempo muchas marcas de e-commerce decían: “si ustedes son un delivery nos encantaría hacer una alianza con ustedes para entregar mucho más rápido nuestros pedidos, para darle más transparencia a nuestros clientes”. Ahí fuimos escuchando y llegamos al clicOH de hoy.

IN: ¿Qué hace el clicOH de hoy?
AN: El clicOH de hoy resuelve la logística de punta a punta para los e-commerce, permitiéndoles que se puedan enfocar en vender y nosotros en todo lo demás, en toda la logística, que no es algo sencillo. Pero lo hacemos de una forma un poco distinta, no somos una empresa de logística tradicional. Lo hacemos a través de la tecnología, y esa tecnología orquesta a todos los actores logísticos para que el proceso sea mucho más limpio, eficiente y transparente de cara al consumidor final

IN: ¿Cómo lo hacen? ¿Con drivers propios?
AN: Tenemos una red de drivers que tienen su camioneta y que eligen conectarse a entregar y hacen rutas. Tenemos depósitos, algunos son propios en el sentido de que los alquilamos y otros son de terceros, donde nosotros le damos nuestra tecnología y usamos su espacio. Y tenemos locales comerciales, que los locales comerciales funcionan como puntos de pick up, es decir, el consumidor puede pasar a retirar sus productos por el punto, y funcionan como drop off, es decir, los sellers que no tienen tanto volumen de paquetes van a ese punto a dejar sus paquetes y ahora también funcionan como tenderos donde esos mismos locales pueden salir y entregar a 10 cuadras al redondo los paquetes. Y desde una perspectiva del consumidor final, es mucho mejor porque quien lo entrega es probablemente el dueño de la pinturería o el dueño de la ferretería que se conoce, conoce sus horarios, conoce bien el lugar, saben llegar bien a las direcciones, la efectividad es mucho más alta. Entonces, digamos, nosotros orquestamos a toda esa red de locales comerciales, de repartidores, de depósitos, y a través de la tecnología hacemos fluir los paquetes.

IN: Bien, bien. ¿Hoy en que están? Repasemos algunos números…
AN: Tenemos más de 1.000 clientes hoy. 

IN: ¿En Argentina o en LatAm?
AN: En Argentina, Chile, Perú, Colombia, Uruguay y México. Estamos en seis países de la región. Y hoy más o menos entregamos un millón de paquetes al mes. 

IN: ¿A dónde van? ¿Cuál es el paso que sigue? 
AN: Hoy nosotros estamos muy cómodos en footprint, o sea, hoy no estamos buscando nuevos mercados, estamos en 6 países y lo que estamos buscando es consolidar mucho más todos esos países y llevarlos a la rentabilidad. Hoy hubo un cambio en el mundo. El capital es más costoso, entonces estamos llevando a la compañía a la rentabilidad.

Dejá tu Comentario:

¿Quién dijo que la comida sin Tacc es aburrida? La cordobesa Happy Food crece, se diversifica (y concreta su primera exportación a Chile)

A dos años de la inauguración de su propia planta, la pyme cordobesa que en su hoja de ruta busca ser la referente latinoamericana en su categoría, dio el primer paso: concretó su primera exportación a Chile donde ingresará la línea de alfajores, y trabaja para insertarse en otros países de la región y EEUU. Además, lanzó una nueva línea de chalitas saladas. Ya tiene 23 presentaciones de productos inclusivos.

Por qué Raissë, la marca cordobesa que ya probó Pampita, puede ser el "unicornio" de la dermocosmética (inversión: 200.000 dólares)

(Por Julieta Romanazzi) Raissë comenzó su viaje a principios de 2021 con la ambición de crear una firma de dermocosmética inspirada en la excelencia francesa. A partir de una inversión inicial de US$ 200.000, y luego de un largo periodo de validación, Raissë lanzó al mercado serums, cremas, geles, emulsiones y más, buscando “proteger y embellecer la piel”.