El liderazgo de mando y control ha muerto (la inteligencia emocional ganó la batalla)

Cristina Schwander / Universidad Siglo 21

Image description

Todo líder reconoce hoy la importancia de desarrollar habilidades intrapersonales como el autoconocimiento y la autogestión, y habilidades interpersonales como la gestión de relaciones. El líder de hoy empodera a su gente, legitima, aprende y reaprende, desarrolla talentos en los equipos y, según los expertos, el coeficiente de inteligencia emocional crea la diferencia. La pregunta es: ¿cómo? Cristina Schwander* es una precursora en la materia y ella nos responde. 

InfoNegocios: Empecemos por el principio. ¿Qué es la inteligencia emocional? 

Cristina Schwander: En pocas palabras podríamos decir que la inteligencia emocional es la capacidad de reconocer y gestionar emociones propias y de los sistemas en los que nos desenvolvemos. 

InfoNegocios: En los ambientes laborales hoy todos hablan de la inteligencia emocional, ¿Es una habilidad que se valora cada vez más? ¿O todavía no es tan considerada?

Cristina Schwander: Partimos de hablar de qué es lo que busca una empresa: la empresa existe como tal para lograr resultados. Y sobre todo resultados económicos. Una empresa que no genera resultados económicos no tiene sustentabilidad a largo plazo. Ahora, muchos estudios de investigación en los últimos tiempos (y ha crecido un más con la pandemia), demuestran que un liderazgo con inteligencia emocional, genera mejores resultados. Un líder empresario tenga la capacidad de la inteligencia emocional, genera mejores resultados. Además la capacidad de generar buenas conversaciones, porque nosotros decimos que toda empresa es una red de personas, es una red coordinación y todas las coordinaciones las hacemos conversando y es una red nerviosa emocional. Desde ese lugar, que toda organización es una red nerviosa emocional de personas que coordinan conversando, esas capacidades generan mejores resultados. ¿Por qué? Por una parte, porque las emociones guían comportamientos y se despiertan fundamentalmente a través de los pensamientos. Si yo tengo la gente con miedo, enojada, ansiosa, frustrada, no va a generar ideas, no va a haber creatividad, no va a haber innovación, no va a haber colaboración. Porque el miedo, el enojo, la ansiedad y la frustración te encierran y no te dejan pensar. Y eso no genera buenos resultados. Las emociones no son una entelequia. Un líder con empatía, que es una de las habilidades de la inteligencia emocional, va a tener mejores equipos que un líder no empático. Un líder que sepa motivar a su gente, va a tener mejores resultados que un líder que no sepa motivar. No es tan difícil, es fácil de observar. Lo que pasa que durante mucho tiempo nos hemos movido bajo el liderazgo de mando y control. Ese liderazgo hoy ha muerto.
 


IN: ¿Requiere habilidades especiales?

CS: Tiene cinco habilidades. La primera es el autoconocimiento. Como decía el oráculo de Delfos “conócete a ti mismo”: qué emociones me habitan, cuáles son mis creencias, cuáles son mis limitantes y mis creencias posibilitadoras. La segunda habilidad es la autogestión: si tengo ansiedad saber cómo gestionarla y por qué viene, por ejemplo. La tercera habilidad es la motivación. ¿De dónde surge? De los objetivos y los deseos, entonces un buen líder establece objetivos y deseos para llegar a la meta. Es una motivación ecológica, “todos juntos vamos hacia allá para lograr el resultado deseado”. Otra habilidad de la inteligencia emocional es la empatía cognitiva: observar lo que está sucediendo en el pensamiento, y empatía emocional. Otra habilidad son las habilidades sociales, la conversación y la resolución de conflictos. ¡Es tan hermoso todo esto! Nosotros nos contagiamos de las emociones de los otros: un líder que contagia las emociones adecuadas, que lidera a líderes (no es lo mismo el líder que piensa en él solo, que el líder de líderes) va a contagiar emociones expansivas de crecimiento. Hay un concepto clave que se llama “Flow” o estado de flujo. El estado de flujo no es, ni más ni menos, que llevar a tu equipo a un desafío óptimo ¿Cómo? Generando objetivos, que el equipo sepa que los tiene, los puedo lograr, pero no lo hago de taquito, necesito la plena concentración. ¿Cuántos líderes chequean cómo está su gente? ¿Cuántos líderes empiezan una reunión por Zoom con claridad’? ¿Para qué estamos acá? ¿Qué es lo que buscamos? 

IN: Te freno ahí. Iñigo Biain diría “muy lindo todo lo que me estás contando, pero ¿cómo se hace para gestionar esto con teletrabajo?” Muchas empresas tienen a todos sus colaboradores en sus casas donde es mucho más difícil percibir qué le pasa.

CS: Yo le contestaría a mi querido Iñigo Biain: si antes era importante, hoy es imprescindible. Tenes a tu gente en su casa, con toda la casa a cuestas, con hijos que entran y salen, con miedo en el entorno, con angustia. Entonces hoy no solo es importante, es imprescindible. ¿Cómo se hace? Primero el líder tiene que aprender y experimentar y después llevarlo a la práctica. 

IN: Mencioname algunos tips…

CS: Simples tips: si tenemos una reunión, primero no convoques a la gente que no tiene que estar en esa reunión, si hay algo que nos genera mucha ansiedad y mucho dolor hoy es la falta de tiempo. Como líder: en esa reunión deben estar quiénes tengan que estar, no reduzcas tu tiempo y perjudiques el tiempo de todos los otros. Otro tip claro: el objetivo. ¿Para qué estamos acá?, ¿cuál es la búsqueda? Claridad de objetivos. Otro tip: un tema por reunión, cuanto mucho dos. No más. Y de 45 minutos a 50 minutos. Y para comenzar  siempre hacer un chequeo de cómo estamos. Yo he visto líderes muy propositivos y poco indagativos. En estos tiempos es muy importante que el líder pregunte, he visto empresas que inventan incentivos para sus colaboradores que no le importan a la gente. Entonces antes de darle un incentivo hay que preguntar cuál es el incentivo que quieren, porque a lo mejor te digo que a fin de año te voy a dar un viaje y la respuesta es: “No. Lo único que quiero es un poquito más de tiempo, no pongas reuniones en el horario del almuerzo porque tengo todos mis hijos y en realidad no me puedo concentrarme”. Entonces, muchachos y muchachas que lideramos empresas, indaguemos más, seamos mas empáticos, gestionemos y organicemos muy bien el tiempo de nuestra gente y el nuestro. 
 


IN: Empatía y motivación en el centro…

CS: Son dos conceptos fundamentales que debe tener un líder. La empatía es esa capacidad de ponerse en el lugar del otro y para ponerme en el lugar de los otros, me pongo en el lugar de equipo y actuamos como equipo. La empatía surge de la escucha y escuchar no es oír, escuchar es interpretar. Los sordos escuchan, pero no oyen y nosotros muchas veces oímos, pero no escuchamos. Y la motivación es cómo despierto el interés para que estemos haciendo lo que estamos haciendo. Y para mí ahí surge otro rasgo fundamental del liderazgo, diferente de lo que era antes, que es un líder que muestre también sus flaquezas y que se apoye en el equipo que no quiero resolverlo todo.

IN: ¿La empatía se puede aprender? ¿Se puede adquirir?

CS: Totalmente. Solo hay que tener voluntad de hacerlo. Eso es fundamental.

IN. Hablamos de la Diplomatura en liderazgo coach e Inteligencia Emocional de la Universidad Siglo 21, ¿a quién va dirigida?

CS: Ya hay más de 1.800 graduados, es una diplomatura que tiene herramientas de tautología del lenguaje, o sea darnos cuenta que con la palabra no contamos, con la palabra creamos. ¿Qué quiero decir? Si yo digo “lo vamos a hacer”, no es lo mismo que decir “no lo vamos a lograr”; la palabra es crea. Son líderes que gestionan y diseñan conversaciones poderosas y líderes que moderan y nutren con las emociones adecuadas. Van muchos líderes empresariales, algunos conocidos por nosotros como por ejemplo Ercole Felipa (siempre lo nombro porque él lo dice). Van líderes de profesiones diversas como educadores o  médicos, recuerdo uno que dijo que él iba para aprender a sentir, para aprender a empatizar. Si uno baja las emociones, baja a la vida.Está destinada a líderes personales también. Una tesis que tengo y que vengo trabajando hace tiempo es que todos somos líderes de la propia vida.
 


IN: ¿No hace falta tener una carrera de grado para poder hacerla?

CS: No. Es un título de Diplomado de la Universidad Siglo 21. Son seis o siete meses, hay mucho seguimiento personal, todos tienen un mentor coach. Todas las formaciones que dirijo para mí tienen rasgos particulares: uno son los procesos. Se aprende con procesos. Otra es que son experienciales: no solo se reflexiona y analiza, se  experimenta en el cuerpo, en la vida misma ese proceso. Otro rasgo es el equipo de profesionales: no soy yo sola, ni Marisa Failla, es un equipo de profesionales muy grande que acompaña. Así que los invito a darse una mejor calidad de vida. La próxima comienza el viernes.

* Cristina Schwander dirige la Diplomatura en liderazgo coach e Inteligencia Emocional y la Certificación en Mindfulness e Inteligencia Emocional para líderes conscientes de la Universidad Siglo 21.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: