“A este ritmo, la presidencia de Cristina se deshace”

La “luna de miel” que suelen tener la opinión pública y un presidente electo duró un suspiro para Cristina Kirchner. Y la dinámica de desgaste de su gestión se acelera: “la imagen de CFK cae a un ritmo de 7 puntos mensuales -analiza el politólogo Sergio Berensztein-; hoy ya 40% piensa que el gobierno no soluciona ningún problema y la inflación recién está empezando a hacerse sentir en la gente”.
En un análisis de escenarios, si los Kirchner no logran detener la actual tendencia podrían llegar a las elecciones del 2009 con una aprobación inferior al 30% y aún con 2 años de gobierno por delante. Por eso Berensztein apunta que “la presidencia se está deshaciendo” y que “ya pasaron los mejores años del kirchnerismo”.
Pero en cualquier caso y más allá del resultado final de la puja con el campo (“una batalla que ambas partes creen que van a ganar”), la herencia K no será menor: la mayor parte de la sociedad piensa que la intervención del Estado es la mejor solución para los problemas del país, y -como explica Berensztein- esas creencias son de nucleo duro y no se desarraigan fácilmente de la cabeza de la gente.