Barranquitas: de paseo de compras a shopping de outlets

Desde sus comienzos, Barranquitas fue una propuesta comercial “jugada” por sus múltiples espacios a cielo abierto y sin refrigeración (ni en invierno ni en verano) cosa que, parece, no logró conquistar al público cordobés.
Así las cosas, las ventas fueron disminuyendo a tal punto que para evitar la migración de las marcas, desde la administración del mall encontraron la vuelta de transformar una debilidad en una fortaleza: transformar el espacio en un shopping de outlets.
Aunque todavía no salieron a comunicarlo oficialmente, ya funcionan como locales de ofertas, saldos y segunda selección marcas como Ricky Sarkany, Fiorucci, Paula Cahen D’Anvers, Sólido, Af, Montesco (Bowen o Fiume que se mantienen en el formato tradicional, por ahora).
“Muchas marcas fabrican para outlet y es todo un mercado, como en la calle Santa Fe de Buenos Aires. Esta decisión me parece acertada porque nosotros ofrecemos un outlet de discontínuos y no de fallas y a la gente le gusta comprar las primeras marcas y gastar poco”, asegura Gabriela Yenarópulos, locataria de los locales Ossira, Ayres y otras marcas en el “nuevo” Barranquitas.