Este año hemos invertido $ 2.000 millones

Fernando Reyna / Grupo Edisur

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

Con Manantiales como bandera, Edisur no para. A pesar de la coyuntura económica, terminan un excelente 2020 y así se paran para recibir el 2021. Iñigo Biain entrevista a Fernando Reyna, director del grupo, y con él repasa los planes y proyectos de la empresa.

Íñigo Biain: Estamos en el Piso 34 de la Torre Capitalinas tomando un café con Fernando Reyna. ¿Cómo estás?

Fernando Reyna: Muy bien y ¡sorprendido por esta torre!

IB: La convocatoria tiene el desafío de dejar atrás el 2020 y mirar al 2021. ¿Qué estás viendo desde Edisur? ¿Ya se sentaron a planearlo?

FR: Hay muchas incógnitas para el 2021, sobre todo sobre este gobierno. El nuestro ha sido un sector privilegiado siempre en las crisis. ¡Pero eso es malo! En las crisis hay refugio de valor. Vos mismo has visto: en las crisis hay escasez de materiales. Es complicado manejar las crisis, porque vos querés avanzar mucho porque los momentos de crisis son momentos de oportunidades. ¡Yo soy optimista! Pero es la primera vez que veo una decaída en la gente, en los jóvenes. Este gobierno que no apoya al que invierte…Y entonces hay una incógnita para el 2021. ¡En nuestro caso ya estamos jugados… En Córdoba… ¡En Argentina..! Es tan grande lo que tenemos que ni siquiera tenemos la posibilidad de frenar.

IB: Manantiales ya tiene vida propia…

FR: Tiene vida propia.

IB: ¿Y en qué están ustedes?

FR: Continuar lo que estamos haciendo ya es apoteótico. Nosotros estamos con 25 barrios en desarrollo en Manantiales y este año terminamos Casonas del Golf y Casonas del Sur. Estamos viendo de largar otras casonas… Tenemos muchas casonas con otros inversionistas. Ya la ciudad, lo que es Manantiales, ¡no lo podés hacer solo! ¡Necesitás que vengan otros actores! 

IB: Edisur nació en el 2000, ¿no?

FR: Sí, estamos en un año muy pintoresco. Cumplimos 20 años y nos hubiera gustado hacer una fiesta como las que hace Edisur, de esas como hacen los jóvenes, llena de abrazos… ¡Hacen falta los afectos hoy! Están complicados los afectos...

IB: Estos cambios en usos y costumbres que está dejando la pandemia, ¿pensás que pueden tener repercusiones en el negocios inmobiliario?

FR: Y… con esto de la virtualidad, en la universidad por ejemplo, está la posibilidad de hacer 4 días virtuales y uno presencial. Y yo lo veo muy bueno, ¿eh? Entonces el chico de Marcos Juárez, o de donde sea, se va a quedar allá y va a venir los viernes por ejemplo. ¿Pero qué es lo bueno? Van a quedarse donde tienen que quedarse para hacer crecer esa zona. Y eso puede hacer cambiar lo que es el mercado inmobiliario de Nueva Córdoba. 

IB: Son posibilidades que se pueden abrir...

FR: Sí, nadie sabe. Pero yo creo que van a cambiar algunas reglas del juego. Y eso va a ser muy bueno porque va a haber mucha más gente en la universidad. ¡No todo el mundo puede mandar a sus hijos a la universidad y pagarles para que vengan a Córdoba! Y la única forma de que Argentina salga adelante es con educación.  La primaria y la secundaria deberían ser obligatorias. Nosotros, los empresarios, necesitamos gente formada.  Pero hoy no se le da valor a la formación. ¡Da lo mismo ser abanderado que no abanderado! De vez en cuando escuchás que la meritocracia no es válida, ¡y es una barbaridad! Porque la meritocracia es el esfuerzo de cada uno… Cuando no le das valor a las posibilidades del que menos tiene, obvio que no. Porque hay que darle posibilidades al que menos tiene… 

IB: Ustedes siguen apostando a Manantiales…

FR: Para nosotros el 2021 son esas 1.000 hectáreas de allá (señala a Manantiales). Este año hemos invertido como $ 2.000 millones. Las cifras escandalizan, ¡pero estamos hablando de pesos ahora! Suena mucho, y al gobierno le gusta hacer sonar mucho, pero no es mucho. 

IB: Y para el 2021, ¿que imaginás?

FR: Imagino que va a ser exactamente lo mismo. Los últimos meses nuestros, de junio a octubre, fueron extraordinarios. Ya noviembre, diciembre y enero son estacionales. 

IB: ¿Cuánto es Manantiales para el trabajo de Grupo Edisur ? ¿Le dedican el 70%, el 80%, el 90%?

FR: Yo te diría que es el 80%. Siempre estamos viendo otras cosas, pero Manantiales es el 80%. Está toda nuestra creatividad ahí. 

IB: Ustedes tuvieron experiencias en Uruguay y creo que algún otro lugar vieron, ¿eso sigue o ya hay demasiado trabajo acá en Córdoba como para tener que trabajar?

FR: Hicimos una linda experiencia en Punta del Este con los edificios Arenas. Pero nosotros lo dividimos en dos torres. Si hubiéramos hecho una sola con todo el edificio, nos hubiera agarrado una crisis. Pero hoy te diría que desarrollar en Uruguay es muy difícil porque allá seguís en dólares y acá en pesos. Hoy el 10% superior de las familias en Argentina gana arriba de $ 200.000 y si te pones a pensar son US$ 1.300. ¡No es tanto!

IB: O sea los ricos en Argentina...

FR: ¡Son pobres! En Estados Unidos un chico de clase media gana US$ 2.500. Entonces no podemos ir a un mercado de ricos como es Punta del Este.

IB: ¿Y en otras plazas? ¿No habían explorado en Villa María?

FR: Sí, en otras plazas sí. Y sigue siendo parte de ese 15, 20% que hacemos por fuera de Manantiales. Estamos en Villa María y Horacio siempre quiere Buenos Aires... La fábrica Steel Plex (de construcción en seco que es unidad de negocios de Edisur) hace ver una Argentina diferente.  Pero ya el producto no sería el desarrollo tradicional, sino que sería a través de los productos que provee la fábrica. Desde Steel Plex estamos viendo de llevar estos productos a cualquier lugar del país. En Estados Unidos todas las casas son de steel frame y eso es lo que tenemos que tratar de hacer acá.  

IB: ¿Cómo ves la evolución de ese cambio?

FR: ¡Me sorprendió!  Yo era más escéptico porque soy tradicionalista. Pero te da más previsibilidad, te disminuye el tiempo (no necesariamente el costo) y te obliga a definir los detalles de terminación. Porque el problema es que cuando uno empieza a hacer una casa, te hacen un anteproyecto y después se cambia diez veces… Y la crisis que se genera al hacer la casa es muy fuerte. Sobre todo en las parejas. Entonces lo bueno de tener varias alternativas es que puedo asesorar a una pareja a dónde ir. Cuando viene una pareja a consultarnos yo siempre le pregunto a la mujer “¿Vos de dónde sos? ¿Zona sur o zona norte?”. Si me dicen “zona norte”, les digo: “¿Qué hacen acá en zona sur?” Es cierto que ahora la circunvalación ha hecho que el sur y el norte no estén tan separados.  

IB: Desde lo comercial, ¿tenés grandes tipos de compradores? ¿Cómo los dividís?

FR: Yo divido siempre en tres al comprador. El inversor, que hoy pasó a ser el inversor chico. Porque el de antes, que era el grande, era el que venía del campo y te compraba en Nueva Córdoba o en Manantiales. Hoy ha vuelto el hombre de campo, pero también el chico, que viene, compra un lote, hace un duplex y lo vende. Eso antes no lo teníamos masivamente. Otro comprador es el consumidor final que hoy tiene una nueva escala porque hay mucha gente que se está volcando a las casas y saliendo de los departamentos. Y por último, otro comprador es el comercial. Y la idea también es hacer edificios de oficinas. Tenemos colegio, estamos haciendo una iglesia en este momento… Lo que necesitamos es la vida barrial. 

IB: Eso de la ciudad de 15 minutos que se ha puesto tan de moda.

FR: Claro. Pero en Manantiales no va a ser de 15 minutos, va a ser de 3 ó 4 minutos.

IB: Pagaron una obligación negociable en dólares que no debe haber sido fácil. ¿En algún momento evaluaron no pagarla?

FR: Nunca. Primero uno es confianza. ¿Podía no pagarla? ¡Y sí! No hubiera pasado nada… Lo normal hubiera sido refinanciarla. ¡Pero a nosotros ni se nos hubiera ocurrido! Pagamos dos amortizaciones... Pagamos más de US$ 2 millones en seis meses.

IB: ¿Cuántos hijos tenes, Fer?

FR: Tengo dos hijas. Y tengo dos nietas mujeres y ahora está por nacer el varón. 

IB: Tus hijas ya están grandes, pero ya tus nietos empezarán… Cuando ves jóvenes que dicen “Me voy de este país que no tiene solución”, ¿vos qué ves? ¿Qué sentimientos se te cruzan?

FR: En esto te quiero ser muy franco. Yo me fui en el año 86. Alfonsín económicamente fue un desastre y yo me fui a hacer un doctorado a Estados Unidos. ¿Si vos me preguntaras a mí qué haría siendo joven? Me iría a formar. Aprovecharía esta crisis para irme a formar.

IB: Mirar el mundo, cambiar la cabeza, pero volverías...

FR: ¡Volvería! Lo que yo les recomiendo es: si vos te vas, no lo hagas porque la Argentina está mal. No soñés que a la Argentina le vaya mal para justificar tu vida. ¡Vos lo que tenés que soñar es que a la Argentina le vaya bien y justifiqués más tu vida! La Argentina los necesita, así que me da tristeza cuando se van y no vuelven. La Argentina de hoy es culpa nuestra, de los viejos. Pero la Argentina del futuro, ya es culpa de los jóvenes. 

IB: La última, Fer. El año que viene cumplen 21, la mayoría de edad. A la fiesta la tienen que hacer, ¿no?

FR: ¡Es buena! ¡La fiesta de la mayoría de edad! Algo tenemos que hacer… Me encantó.

Escuchá el podcast, donde más te guste:

Spotify

Anchor

Apple Podcasts

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: