Quade, la librería que llegó para quedarse

Evangelina Montiel Bertone / Librería Quade 

Image description
“Quade nace en el año 2007, pero como una librería exclusivamente técnica, no vendíamos al público minorista”.
Image description
“La apertura del local del Paseo del Jockey fue un punto de inflexión, un crecimiento”.
Image description
“Sinceramente fue realmente un boom cuando salió".
Image description

Escuchar la historia de un emprendedor que arranca “con lo puesto” siempre es inspirador. La historia de Librería Quade es de esas, con el aditivo de la calidez y el placer que solo los libros otorgan. Pasen y lean el recorrido de Evangelina Montiel Bertone y Jorge Caparelli, socios en los negocios y el amor, que se iniciaron hace 15 años en el rubro y hoy con tres locales buscan trascender las fronteras de Córdoba. 

Íñigo Biain: Contame la historia de Quade… ¿cuándo nacen?, ¿por qué?, ¿sos amante de los libros? Uno imagina que detrás de una librería, más que una amante de los negocios, tiene que haber un amante de los libros, ¿no?

Evangelina Montiel Bertone: De las dos cosas. Quade nace en el año 2007, pero como una librería exclusivamente técnica, no vendíamos al público minorista, sino que eran ventas institucionales: proveíamos a universidades, a escuelas e institutos de formación. La librería fue fundada por Jorge Caparelli, que es mi esposo. E impulsados por la misma demanda de los clientes a los cuales llegábamos (que eran en su mayoría docentes de muchas escuelas técnicas del interior), que empezaron a demandar literatura y nosotros en ese momento no teníamos nada de libros recreativos. Teníamos en ese momento un local cerca de la terminal, que más que un local era una especie de galpón, era un lugar enorme que tenía 500 metros cuadrados de los cuales se podían aprovechar 150, porque el resto era depósito. Era un lugar muy viejo y muy feo y no teníamos atención al público. Pero a raíz de esta demanda de libros, nosotros que somos muy inquietos, empezamos a vislumbrar que se podía abrir una librería ya con otro perfil más estético y que tuviese acceso al público minorista.

IB: ¿Pero en otra zona? 

EMB: Sí, empezamos a buscar la zona. Nos gustaba Nueva Córdoba y nos empezamos a enamorar de un local que estaba el frente del Parque de Las Tejas y así estuvimos durante bastante tiempo, como más de un año, dando vueltas hasta que se dio la oportunidad y pudimos alquilar el local que actualmente tenemos en la calle Bolivia (entre Ituzaingó y Chacabuco). Fue el primer local con venta al público y tiene muchos adeptos y seguidores y es diferente a los otros locales que posteriormente abrimos en los shoppings. A ese lo hicimos a pulmón: lo diseñamos nosotros y de a poquito fuimos incorporando todas las editoriales de literatura. Eso fue en el año 2012. 

IB: Pero al local de Nueva Córdoba, le siguieron dos más en el Paseo del Jockey en el Paseo Rivera Indarte…

EMB: Exactamente. Vivimos en zona sur y en el año 2016 nos empezó a llamar la atención el Paseo del Jockey. Pero antes de que hicieran el shopping cerrado, solo existían los locales que están en la parte exterior y nos picó un poco el bichito y pensábamos: “Qué lindo sería tener un local acá”. Empezamos a procesarlo, a ponerle mucha energía a ese proyecto y la verdad es que para nosotros era un sueño porque somos un proyecto familiar, con pocos recursos económicos y solamente vivíamos de esa librería de Nueva Córdoba. Y cuando nos enteramos que iba a abrir dijimos: “Bueno, vamos a hablar, vamos a ver qué pasa”. Fuimos, hablamos con el gerente comercial del Paseo del Jockey y fue muy audaz nuestra decisión. Nosotros estábamos muy convencidos de que queríamos ir a ese lugar, nos parecía que la zona lo necesitaba, pero para el nivel en donde estábamos nosotros, eran altísimos los costos. Nunca me voy a olvidar que cuando nos dijo el valor de lo que costaba el alquiler, era lo que nosotros facturábamos en un mes en Nueva Córdoba, pero eso no nos hizo desistir de nuestros sueños, así que empezamos a hacer números, ver puntos de equilibrio, cuánto íbamos a gastar en la obra... ¡y dijimos sí y allá fuimos! 

IB: Imagino que con préstamos de amigos y favorecedores…

EMB: Sí, la verdad que fue un poco así, préstamos de todos lados: un poco bancos, mamá, amigos… Y no teníamos margen para fallar ni medio día porque no había ningún tipo de resto. Pero nos acompañaron las ganas y el diseño también porque logramos un producto que fue muy novedoso. Inmediatamente se hizo visible y desde el día de la inauguración, que fue el mismo día que inauguró el Paseo del Jockey, el local se llenó de gente; salió publicado en todos lados y la verdad es que a partir de ese momento fue un punto de inflexión, un crecimiento, no te digo en forma exponencial, pero realmente pudimos sobrellevar los costos, pudimos empezar a ganar, a devolver las deudas... Esto fue en el año 2017 y a finales de ese año recibimos una propuesta de Paseo Rivera que había hecho su ampliación, había creado muchísima cantidad de metros cuadrados y no tenía librería. Y empezamos también a evaluar esa posibilidad y finalmente pudimos ganar un espacio en el Paseo Rivera, un local que a nosotros nos gustó, con una ubicación muy buena en el hall central, en una esquina con muchísima vidriera. Y en agosto de 2018 lo inauguramos.

IB: Que compone una red de 3 locales que tienen…

EMB: Exactamente compone una red de 3 locales. Ya en el año 2019, duplicamos el tamaño del local del Paseo del Jockey, que en su origen tenía la mitad de lo que tiene ahora. Y bueno, en el 2020 sabemos lo que pasó.

IB: ¿Tienen venta online? 

EMB: Tenemos venta online, sí.

IB: ¿Es significativa? ¿Cómo distribuirías la torta? ¿El Paseo del Jockey se lleva el 50% de la facturación?

EMB: Nuestro local más fuerte es el Paseo del Jockey y sí podría estar en un 50% de las ventas y el resto se reparte entre Nueva Córdoba, la web y el Paseo Rivera Indarte.

IB: ¿Siguen teniendo la unidad de libros técnicos? 

EMB: Poco. Porque la demanda de libros técnicos bajó muchísimo, ya de hecho un montón editoriales que no son nacionales, que son de afuera, sacaron sus sedes locales y es poco el material. Y las escuelas técnicas no son lo que eran y ya no existe más la demanda que había en ese entonces.

IB: Y el libro recreativo… uno escucha que cada vez se imprimen más pero se venden menos. ¿Qué hay de mito y cuánto de realidad? 

EMB: Que cada vez se imprime más es una realidad, o sea, las editoriales más grandes tienen muchas novedades mensuales todos los meses. Nosotros de todas las editoriales recibimos más de 100 novedades.

IB. ¡¿100 novedades mensuales?! 

EMB: 100 por lo menos. Y a eso hay que multiplicarlo por la cantidad de libros que recibís, porque no te mandan uno solo.

IB: ¿Trabajás con todas las editoriales grandes?

EMB: Con las grandes, todas.

IB: ¿Cuánto es lo mínimo que te mandan? ¿Tres?

EMB: Sí, lo mínimo son dos o tres. Pero depende... 

IB: Y de un blockbuster como Primer Tiempo, el libro de Macri, ¿cuántos te mandan?

¿1.000? ¿O es mucho?

EMB: Es mucho. Pueden ser 200. Pero cuando ya los tenés vendidos te llegan más. A veces pasa.

IB: ¿Te lo mandan las editoriales en consignación?

EMB: Sí, es en consignación la mayoría de las veces.

IB: ¿Qué margen tiene el libro? ¿50%?

EMB: Depende del arreglo que cada uno tenga, no todas las librerías tenemos los mismos arreglos con las editoriales.

IB: ¿Y vos sabes cuánto tienes los otros?

EMB: De algunos sí y algunos no.

IB: Ley del Libro: precio único; ¿vos no podés tocarlo, no?

EMB: Hay un margen del 10% que se podría llegar a bajar, pero no es algo que está bien visto bajarle el precio al libro. Porque ya el margen no es que sea mucho y si encima vamos a poner un descuento… Nosotros mayormente no aplicamos el descuento.

IB: ¿Cuánto cuesta un libro promedio?

EMB: Un best seller cuesta alrededor de $ 1.300 o $ 1.400.

IB: ¿Es un buen precio internacional?

EMB: Depende a qué dolar lo calcules.

IB: La gente compra los libros, ¿pero los lee?

EMB: Sí. por supuesto que también hay un público que compra libros por el solo hecho de atesorarlos, coleccionarlos y tenerlos ahí para verlos con la fantasía de que lo van a leer. Es como la gente que compra ropa y la guarda con la etiqueta pensando que algún día se la van a poner. Pero la verdad es que mayormente nuestros clientes leen los libros.

IB: ¿Estás en algún local?

EMB: No.

IB: ¿Pero los chicos que están en el fronting conocen a los clientes? ¿Se da esa relación?

EMB: ¡Sí! Se recontra da. Tenemos clientes muy fieles, muy fanáticos también.

IB: ¿Club de afinidad tenés?

EMB: No por el momento.

IB: ¿Cuál fue el libro que más vendiste? ¿Te acordas?

EMB: El alma de las flores de Viviana Rivero. Es la N°1, peleándole a otra escritora de novela romántica.

IB: ¿Quién es?

EMB: Florencia Bonelli. Pero como Viviana vive en Córdoba entonces tiene su público. Aparte nosotros hicimos la presentación principal del libro de Viviana en Quade en diciembre de 2019 y hasta ahora es el libro más vendido.

IB: ¿Hay alguna fecha que se regalen más libros o se compren más libros?

EMB: La fecha N° 1 es Navidad. Pero como nuestro público va desde los 0 hasta los 100 años y pueden ser hombres, mujeres, bebés, adultos, niños, jóvenes.. ¡todos! Entonces para todas las fechas especiales tenemos propuestas. 

IB: ¿No le está faltando a la industria un Sant Jordi como en Barcelona (España) donde se regalan libros?

EMB: La verdad es que estaría bueno. Y justo el 23 de abril es el Día del Libro…

IB: ¿Estás en la Feria del Libro cuando se hace? ¿Te sirve? 

EMB: La feria del Libro de Córdoba no es una feria de editoriales, sino una feria de librerías. Entonces no tiene un gran valor agregado, sabés lo que vas a encontrar y todas las librerías juntas, pero sí en la de Buenos Aires que ya este año no se hizo, el año pasado tampoco. Ahí no vamos como participantes, pero sí como visitantes a las jornadas profesionales y está buenísima.

IB: ¿El libro va morir, no va morir?

EMB: No. Le han pronosticado la muerte al libro durante muchos años y la verdad es que el libro se reinventa, se transforma y, encima, no solamente que no muere sino que crece porque no solo el lector tradicional o los que son un poco más grandes que nosotros, leemos libros en papel, sino que hay un gran público joven y de niños que prefieren leer libros en papel.

IB: En ese sentido, ¿el ebook qué fue? ¿Hay un camino ahí o quedó trunco? Yo tengo mi Kindle en la mesa de luz sobre 400 libros en papel…

EMB: Convive con el libro de papel, son dos soportes que pueden convivir y que de hecho conviven. El ebook no creció como se esperaba, el crecimiento es muy aplanado. En el año 2020 la venta del libro físico creció; la gente durante la pandemia se volcó mucho al libro físico y creo que pueden convivir durante muchísimos años.

IB: El libro más vendido me decís que fue de Viana Rivero, pero de los políticos, ¿cuál fue? ¿Sinceramente?

EMB: Sinceramente. 

IB: ¿Por mucho?

EMB: Fue realmente un boom cuando salió. Lo presentaron en un momento justo porque nadie sabía. De la editorial Random Penguin no había trascendido. Nos enteramos el día que nos estábamos yendo a la Feria del Libro del 2019, nos enteramos en el aeropuerto por una nota que leímos. Y llegamos allá y cuando estábamos en la feria lo trajo la editorial y yo le quería sacar una foto al libro para decir “Vamos a tener este libro”, pero aparecía la parva de libros y te juro que no llegabas a la pila, que el libro había desaparecido. A favor o en contra, para bien o para mal de este o del otro, pero todo el mundo quería saber de qué se trataba.

IB: ¿Quién filtra los PDF? ¿La misma editorial? A mí el de Cristina me llegó en PDF por mail, el de Macri también me llegó.

EMB: No creo que la editorial filtre los PDF. 

IB: ¿Pero no es un tema por ahí para los bestseller que aparecen en PDF en algún lado?

EMB: En mi apreciación personal me parece que el lector, la persona que realmente quiere leer un libro, salvo que quiera chusmear de qué se trata y leer una hojita, en ese caso puede ser, pero si no el PDF no va. Aparte, estamos expuestos a pantallas durante todo el día: el celular, la computadora... a mí me pasa que yo estoy todo el día con la pantalla y a la noche cuando me pongo a leer, me hace descansar la vista. Entonces si encima me voy a poner a leer un libro en pantalla... Por ahí los lectores del Kindle tienen una pantalla diferente, pero un PDF es solo para chusmear.

IB: ¿Piensan en expandirse con otros locales? ¿O ya es mucho?

EMB: Nunca es mucho. 

IB: ¿Zona?

EMB: No tenemos nada confirmado, ahora es un momento especial pero siempre analizamos propuestas Será más cerca de fin de año.

Escuchá el podcast, donde más te guste

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: