Vamos a abrir un laboratorio industrial (US$ 3 millones de inversión)

Eduardo Fernández / LACE Laboratorios

Image description
“Quienes formamos parte de LACE, integrábamos la Fundación Progreso para la Medicina. Por un desacuerdo decidí abrir mi propio empresa y así nació LACE en 1996”.
Image description
“Hoy estamos pensando en un par de aperturas nuevas, pero vamos a tomarlo con calma porque no damos abasto con la atención”.
Image description
“Hoy estamos 24 horas por día abocados a los pacientes y especialmente a esta locura que es el COVID”.
Image description

La pandemia los puso en el radar de todos los cordobeses. Hoy tienen 13 sedes (la mayoría en la ciudad de Córdoba, una en Río Cuarto y otra en Carlos Paz). Atienden unos 3.500 pacientes diarios, de los cuales el 15% va por testeos COVID. Pero Eduardo Fernández, fundador y presidente del laboratorio, no se deja apabullar por este momento “explosivo”. “Mi sueño es abrir un laboratorio industrial”, dice. La inversión ya está hecha. Enterate los detalles en esta mesa de café en el SUM de Cardinales Nuevo Suquía.

Julieta Romanazzi: Comencemos por el principio, ¿cuándo y cómo nace LACE Laboratorios?

Eduardo Fernández: LACE comienza en el año 1996. En realidad surge por una circunstancia un poco curiosa porque todos los que formamos parte del laboratorio LACE, formábamos parte de la Fundación Progreso para la Medicina. Tuvimos algunos puntos en desacuerdo y decidí irme y hacer mi propia empresa. Y para mi sorpresa (y mi enorme satisfacción) toda la gente que trabajaba en la Fundación conmigo, me acompañó y ahí creamos LACE en el año 1996.

JR: ¿Con cuántas personas comenzó?

EF: Alrededor de 45 personas.

JR: ¿Y hoy cuánto son?

EF: Hoy somos 220.

JR: Que se dividen... ¿en cuántas sedes?

EF: Me gustaría tener una más porque tenemos el número de la mala suerte. Tenemos 13 sedes. 

JR: Si tuviesen que ampliarse, ¿para dónde irían?

EF: Si me das tiempo te hago un mapa para que entiendas cómo manejamos las nuevas sedes. Una realidad es que la pandemia nos pasó a todos por encima. El que diga que estaba preparado para manejar la pandemia, creo que en el fondo, miente. Nosotros en el laboratorio central, para que te ubiques, tenemos tres pisos de atención de pacientes (son 1.000 metros). Ahí teníamos seis secretarias por piso, y la posibilidad de tener 40 pacientes por piso en forma simultánea. La pandemia cambió todos los esquemas. Entonces de seis secretarias pasamos a 4 y de 40 personas pasamos a 10-12. ¡Ni te cuento lo que son los domicilios!  Nosotros manejábamos 10 pacientes por día y llegamos a tener 150 pacientes por día. Lo cual te lleva a una logística distinta: tenés que tener una persona que maneje un GPS para que vea cómo se mueven los autos, además está la psicología de la gente. Si me decís “Necesito que vengas a hacerme extracción a mi casa”, yo te diría que entre el 80 y el 90% de la gente quiere que vayamos a las 8 de la mañana. Con lo cual toda la logística nos pasó por encima: nos pasaron por encima los teléfonos, la capacidad de responder en tiempo y forma, teníamos mucha cola de gente en la calle y con la psicosis de que todo el mundo está nervioso de que la persona del lado pueda tener COVID. El cambio psicológico que la pandemia ha generado en la gente es tremendo. 

JR: Entonces, ¿qué solución encontraron?

EF: Entonces dada la notoria ineficacia que teníamos para manejar la gente, decidimos ampliar zonas para darle a la gente más comodidad. Teníamos dos puntos muy complicados: la zona norte (la del Cerro) y la zona sur. Entonces en la zona sur íbamos chequeando de acuerdo a la dirección de los pacientes y decidimos abrir otra sede en barrio Maipú (en la Avenida Sabattini) y en zona norte estábamos por abrir otro local en Recta Martinolli pensando en separar el Cerro y darle más posibilidades a la gente. Pero nos apareció la oportunidad de comprar un edificio muy grande con una sala de espera de más de 500 metros y ahí optamos por eso. Y también veíamos que teníamos alrededor de 30 a 40 pacientes que venían de Carlos Paz, entonces decidimos abrir otro centro en Carlos Paz. Hoy estamos pensando en un par de lugares, pero vamos a tomarlo con calma porque no damos abasto con la atención. Independientemente de que LACE tiene un departamento de arquitectura (con arquitectos que trabajan full-time en la empresa), hoy estamos 24 horas por día abocados a los pacientes y especialmente a esta locura que es el COVID. 

JR: Y en este afán de descentralizar, ¿cuántos centros abrieron en el último año? 

EF: En el último año abrimos tres centros. 

JR: Ustedes hacen todo tipo de análisis clínicos, pero me gustaría puntualizar en COVID. ¿Cuántas pruebas realizan diariamente? Además me gustaría que me cuentes de qué se trata cada una, porque sigue habiendo confusión.

EF: El número de pruebas que hacemos es absolutamente aleatoria. Para ponerte un promedio, hacemos alrededor de 1.000 PCR por día. LACE probablemente es el laboratorio que menos hisopados rápidos (o test rápidos) hace por día, justamente porque tenemos la capacidad de procesar una cantidad importante de PCR. Esto no significa que no lo hagamos, pero el número es bastante menor. Y después también hacemos muchos anticuerpos para chequear la eficiencia de la vacuna y para los pacientes que han estado infectados. Los números son bastante menores, pero si te tuviera que hacer un promedio general entre anticuerpos, hisopados rápidos y PCR, te diría que estamos alrededor de 1.500 por día.

JR: ¿Ese es el número total diario de los 13 centros?

EF: Sí, entre los 13 centros. El LACE es un laboratorio un poco particular, nosotros tenemos alrededor de 3.000 pacientes por día. De los cuales, el 50% son pacientes que vienen a las distintas sedes del LACE y después recibimos mucho trabajo del interior de la provincia y de otros laboratorios de otras provincias. Para decirlo vulgarmente es una especie de supermercado mayorista el laboratorio.

JR: Un hisopado al día de hoy, ¿cuánto cuesta?

EF: Debe estar alrededor de los $ 5.500.

JR: Y muchas obras sociales no lo cubren, ¿no? 

EF: Cada vez son más, pero no todas lo cubren.

JR: Del total de estudios que hacen ustedes, ¿qué porcentaje representan las muestras de COVID?

EF: Entre el 10% y 15%. 

JR: Además de esta unidad de negocio, he visto que han sumado una unidad veterinaria, ¿no?

EF: Sí esto comenzó hace unos 4 años. Siempre digo que uno lo que tiene que hacer es viajar y ver. Entonces veíamos que en Estados Unidos los laboratorios de mascotas y veterinarios tenían un auge espectacular y decidimos armarlo acá. Es un laboratorio que crece un promedio de 15 a 20% anual, lo cual es llamativo. Y estamos muy contentos, está funcionando muy bien.

JR: LACE Vet, así se llama, ¿no? ¿Solo funciona en la sede central?

EF: SÍ, en la sede central y es probable que lo pasemos antes de fin de año a la zona del Cerro.

JR: ¿No pensaron en hacerlo como una unidad separada del LACE?

EF: Bueno, en realidad es una unidad separada. Lo que pasa es que nosotros terminamos el edificio nuevo hace 8 años. El laboratorio central tiene 3.000 metros y en 8 años nos quedó chico. Entonces hemos tenido que juntar cosas. Y ahora con esta nueva posibilidad que se nos dio de comprar en el Cerro, tenemos la posibilidad de mucho más despacio, entonces seguramente LACE Vet va a ir ahí y nos va a permitir una logística un poco más distendida.

JR: ¿Cuántas muestras procesan?

EF: Del LACE Vet alrededor de 150 a 200 por día.

JR: Hablando a futuro, ¿cuáles son los planes para este año y para el 2022 luego de un año muy particular y movido?

EF: El LACE tiene un gran proyecto, es el sueño de toda mi vida, que es hacer el LACE Industrial. Estuvimos muy cerca de hacerlo hace 2 años en un proyecto conjunto con la Universidad Siglo 21. Era un proyecto muy interesante de armar un hospital, que todavía está ahí, pero en este país a veces las cosas son complicadas. Yo siempre quise tener un laboratorio industrial. Nosotros tenemos un laboratorio de Toxicología muy importante, probablemente el laboratorio más caro que tenemos, sin duda. Y con un equipo profesional muy sólido. Y si bien los hechos parecerían no darme la razón, yo soy de los que creen que si no exportamos, la Argentina no tiene solución. Y si no le damos valor agregado a las cosas que hacemos, cada día se nos va a complicar más. Entonces tenemos muchas limitaciones técnicas para exportar básicamente porque el mundo tiene reglas, el mundo exige controles. Si bien el Estado ha invertido, en el caso de Córdoba tenemos el Ceprocor que anda muy bien, nosotros creemos que hay un nicho muy importante para trabajar. Y este es el gran proyecto que tenemos este año en el edificio nuevo.

JR: ¿Qué implica un laboratorio industrial?

EF: Es ponerlo a disposición de las empresas, básicamente de exportación, para que puedan chequear sus productos y que estos productos sean competitivos a nivel internacional. Técnicamente es un laboratorio de complejidad porque la idea es armar una estructura similar a la que se ha hecho en Europa. Consiste en ofrecerle a las empresas que vengan a trabajar a nuestro laboratorio con nuestro equipamiento y ponernos a disposición de ellos, de los metabolitos y los distintos elementos que quieran dosar.  Tenemos una infraestructura en equipamiento muy sólida y gente sumamente capaz, jóvenes sumamente capaces y creemos que es el proyecto para los próximos cinco años. Esto no significa que no se pueda abrir otro laboratorio clínico.

JR: ¿Qué inversión requiere el laboratorio industrial?

EF: A la inversión ya la hemos hecho. Nos quedan inversiones más chicas, pero la inversión en equipamiento pesado es del orden de los US$ 3 millones y ya está hecha.

Escuchá el podcast, donde más te guste

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: