De Sumo al abandono y ahora…chiche bombón.

Tal como anticipáramos en este diario días atrás (ver aquí) desde mañana a las 18, el Teatro Griego está listo para volver a sonar: un escenario más grande, nuevo alumbrado y alambrado, reflectores especiales, veredas externas e internas nuevas y todas sus estructuras de cementos y asientos hidrolavados y luego blanqueados.
Un lugar que después de haber visto sonar aquella mítica noche de noviembre del 85 al mismísimo Luca Prodan y su banda Sumo, cuando se cortó la luz y el público comenzó a cantar a capella junto al caballero de la ginebra (¿te acordás?), hoy vuelve a ser una opción para ver, disfrutar y seguramente sponsorear.