Bitcoins: ¿son una oportunidad imperdible o una burbuja a punto de estallar?

La criptomoneda subió 600% en el último año, lo que llevó a que incluso los más pesimistas cambien de opinión.

Image description

EVA SZALAY

El problema de invertir en bitcoins es que instintivamente parece demasiado bueno para ser verdad.

La mayor criptomoneda en términos de volumen hoy tiene un valor 600% superior a hace un año, ya que pasó de u$s 7000 a u$s 57.000 en la semana. Se convirtió en uno de los activos financieros con mejor rendimiento de 2020. A pesar de incluir algunas oscilaciones extremas de precios, el rally que lleva un año desactivó hasta ahora los temores de que el valor del bitcoin repita el espectacular derrumbe que sufrió en 2018.

Los asombrosos rendimientos llevan a que incluso los más escépticos de la criptomoneda se sientan tentados a poner dinero en el bitcoin y muchos de lo que dudaban del largo plazo ya no están tan seguros.

Jamie Dimon, jefe del gigante banco estadounidense JPMorgan, es solo uno de los famosos pesimistas en cuanto a las criptomonedas que en los últimos años se volvió optimista. 

Entre los entusiastas han aparecido recientemente se encuentran el jefe de Tesla, Elon Musk, y varios multimillonarios gestores de hedge funds que están convencidos de que, como equivalente digital del oro, el valor del bitcoin contra las monedas convencionales tiene aún más espacio para subir.

Entonces, ¿es el bitcoin un gran esquema Ponzi o una auténtica oportunidad de inversión? ¿Deberían los inversores minoristas ceder a la tentación de entrar en el mercado? 

FT Money ha hablado con profesionales del área de las finanzas de adentro y fuera del mercado de las criptomonedas y ha descubierto que la opinión sigue estando muy dividida.

El reciente rendimiento estelar ha convertido a algunos bajistas en alcistas. Pero los detractores más acérrimos advierten que una burbuja que se agrandó sigue siendo una burbuja.

Incluso los apasionados por las criptomonedas son reacios a apostar los ahorros de su vida a un activo asociado a niveles de volatilidad espeluznantes. Incluso entre estos entusiastas, muchos limitan sus inversiones a un 1% o 2% de su cartera.

Independientemente de que las criptomonedas se conviertan en el equivalente digital del oro a largo plazo, hoy brindan a los estafadores un rico coto de caza.

¿ES REALMENTE DIFERENTE ESTA VEZ?

Desde principios de enero, el valor del bitcoin subió 85% y a mediados de abril alcanzó el último de una serie de máximos históricos: u$s 65.000. Las empresas que operan en el sector de la moneda digital están atrayendo una avalancha de dinero. 

En una reciente salida a bolsa (convencional), los inversores valuaron a Coinbase, la bolsa de criptomonedas lanzada hace menos de 10 años, en u$s 72.000 millones, lo que la iguala a BNP Paribas, un banco francés cuyas raíces se remontan a 1848.

Los jóvenes están a la vanguardia de la inversión. En el Reino Unido, los inversores millennials y de la generación Z están más dispuestos a comprar criptomonedas que acciones, y más de la mitad (51%) de los encuestados han operado con monedas digitales, según un estudio del corredor Charles Schwab.

Tras un año de espiral de precios, los pesimistas advierten del creciente riesgo de un derrumbe al estilo de 2018. Los optimistas del bitcoin argumentan que el actual repunte es diferente al estallido de la burbuja de 2018, cuando el precio se desplomó desde un nivel superior a u$s 16.000 a sólo u$s 3000. 

Hoy, dicen, está impulsado por la demanda proveniente de firmas de trading profesionales y de inversores institucionales, cuya presencia aporta estabilidad.

No todos están de acuerdo. "Esta vez no es diferente. No hay nuevas épocas, a pesar de lo que te digan los promotores", dijo David Rosenberg, economista canadiense y presidente de Rosenberg Research. "Las burbujas de precios de los activos vienen, las burbujas se van, pero ninguna se corrige yendo hacia el costado".

En contraste con los inversores más jóvenes, los que tienen 55 años o más se mantienen decididamente al margen, ya que sólo el 8% de los consultados de este grupo etario opera con divisas digitales, según el estudio de Charles Schwab.

 Puede que tengan razón. Desde 2021 inversores de todo el mundo han perdido más de u$s 416.000 millones en estafas y fraudes relacionados con las criptomonedas, según la plataforma de divulgación Xangle. 

La Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido advirtió este año que los inversores pueden perder el 100% de su dinero apostando a las criptodivisas. No busca bloquear las operaciones con criptomonedas, pero ha prohibido la venta de derivados sobre criptoactivos a clientes minoristas del Reino Unido.

Como los mercados de criptomonedas no están regulados, los inversores no tienen a quién acudir en busca de ayuda si son víctimas de un fraude. Las bolsas pueden ser falsas y sus fundadores desaparecer. Una moneda nueva puede terminar siendo un tejido de mentiras.

"Hay muchas estafas y operaciones delictivas que se dirigen a particulares y es muy importante reconocer que en un mercado no regulado no hay a dónde recurrir", dijo Ian Taylor, CEO del grupo de presión CryptoUK.

Otra preocupación para los inversores es la huella medioambiental de las criptodivisas. Las emisiones de carbono asociadas al bitcoin equivalen a las que produce Grecia, según un estudio del Bank of America, porque las monedas se crean o "minan" en enormes centros informáticos, que utilizan electricidad y generan calor.

¿CUÁLES SON LAS REGLAS DEL JUEGO?

Los especialistas en criptomonedas dicen que la regla más importante para los inversores es estar preparados para perder todo su dinero.

El 13 de abril, el bitcoin inició una fuerte caída, y su valor se desplomó un 23% en menos de dos semanas. Marcus Swanepoel, CEO de Luno, una bolsa de criptodivisas centrada en operaciones minoristas con más de 5 millones de clientes, señaló que en algunos casos se estaban excediendo. Luno consultó a sus clientes el año pasado y descubrió que el 55% no tenía otras inversiones.

"Nunca gastes más dinero del que puedas permitirte perder", dice. "Es muy arriesgado, no hay duda".

"Entiendo que se quiera comprar porque se cree que el precio va a subir, pero hay que asegurarse de que sea una parte muy pequeña de la cartera, tal vez el 1% o el 2%", dice Thanos Papasavvas, fundador del grupo de investigación ABP Invest, con 20 años de experiencia en gestión de activos.

Elegir la moneda adecuada también es importante. Hay cientos de criptodivisas; la mayoría carecen de valor y algunas son simples estafas. El bitcoin es la moneda más antigua, la más líquida y la que goza del apoyo de las instituciones que invierten debido a su oferta limitada.

Según su diseño original, sólo existirán 21 millones de bitcoins y el 99% de estas monedas se habrán minado para 2030. Otras criptomonedas no están limitadas de esta manera y los cientos de monedas digitales disponibles tienen todas características diferentes.

También es la más cara por unidad, pero como se puede comprar una parte pequeña, no es necesario desembolsar u$s 50.000 por una moneda completa.

Ethereum es la segunda criptodivisa más negociada y se ha beneficiado del viento de cola derivado del alza del bitcoin. La tecnología detrás de Ethereum también se utiliza en un mercado naciente denominado finanzas descentralizadas, lo que hace que la moneda sea una opción relativamente segura. Dogecoin y otras similares ocupan el extremo más arriesgado e ilíquido del espectro.

¿CÓMO PUEDO COMPRAR CRIPTOMONEDAS?

En el Reino Unido, la forma más fácil de acceder a las criptodivisas es comprar una porción de bitcoin en una bolsa consolidada como Coinbase. Dado que las bolsas han sufrido interrupciones, fueron hackeadas o se cayeron, ese es el enfoque más seguro, aunque sea más caro que otras bolsas.

Coinbase suele cobrar un spread de alrededor del 0,50% más una comisión que depende del tamaño de la compra y del método de pago.

Las fintech como Revolut también ofrecen una vía de entrada para los compradores de bitcoins, pero no hay forma de transferir bitcoins desde la aplicación a otro lugar o a otros tipos de moneda. Como sólo pueden venderlos dentro de Revolut, los inversores sólo poseen nominalmente bitcoins a través de la aplicación.

En EE.UU., los inversores pueden comprar cuotapartes en fondos de criptomonedas diversificados, como Grayscale, que pueden comprarse y venderse como otras tenencias en fondos mutuos.

Traducción: Mariana Oriolo

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: