Con exportaciones en el pico de cuatro años, la economía da signos de leve recuperación

En mayo el alza en las exportaciones trepó 16,5% y alcanzó los u$s 6017 millones. Con la baja del 28% en las importaciones, la balanza comercial registró un superávit de u$s 1373 millones el último mes

Image description

El intercambio comercial argentino llegó el mes pasado a u$S 10.661 millones,impulsado especialmente por el crecimiento de las exportaciones, que llegaron a u$s 6017 millones, gracias a la cosecha récord, y alcanzaron así el mayor nivel desde junio de 2015. Las importaciones, por su parte, se ubicaron en u$s 4644 millones.

De este modo, las exportaciones dieron un salto de 16,5% en comparación a mayo de 2018, mientras que las importaciones retrocedieron por quinto mes consecutivo en el año, esta vez en torno al 28%. Como resultado, en mayo se registró un superávit de u$s 1373 millones y ya acumula u$s 4528 millones desde enero.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) destacan el incremento del 61,1% en las ventas externas de productos primarios en la comparación con mayo de 2018. Es preciso recordar, no obstante, que el salto refleja la comparación con una magra cosecha gruesa (soja y maíz) el año anterior, producto de la inusual sequía.

Por otra parte, también registraron un buen comportamiento las exportaciones de combustibles y energía (28,9%) y manufacturas de origen agropecuario, con un avance del 4%. Los bienes industriales, en tanto, continúan moviéndose en terreno negativo, registrando una baja de 0,7%, si bien cabe destacar que en los últimos meses viene reduciéndose el nivel de contracción de las exportaciones en este segmento.

Marcelo Elizondo, director General de la consultora DNI, consideró que en mayo empezó a sentirse el efecto de la cosecha récord" y esto fue así, aún a pesar de la aplicación de derechos de exportación a todos los bienes desde septiembre de 2018. En cuanto a la industria, el experto recordó que "es muy dependiente de la demanda brasileña y está claro que Brasil no despega".

Al respecto, Nadin Argañaraz y Bruno Panighel, economistas del IARAF, aseguran que entre enero y mayo solo "se importó las tres cuartas partes en términos físicos que lo que se importó en 2018". El impacto recesivo dio de lleno en la demanda de insumos y bienes intermedios, y también en otros segmentos. "Las importaciones de bienes de capital se contrajeron 40%, reflejando la fuerte contracción de la inversión", enfatizaron.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: