Ley de Góndolas: por qué se oponen las cadenas, qué defienden pymes y consumidores

La norma, que impulsa el Gobierno, ya tiene media sanción de Diputados y será tratada por el Senado en extraordinarias los primeros días de febrero. Qué argumentos esgrimen unos y otros para apoyarla o rechazarla.

Image description

La meneada Ley de Góndolas podría obtener sanción del Congreso en sesiones extraordinarias del Senado los primeros días de febrero. La norma enfrenta, de un lado, al Gobierno que la impulsa y la considera una herramienta para bajar la inflación, las asociaciones de consumidores y las pymes; y del otro, a las grandes cadenas de supermercados.

Qué dicen unos y otros del proyecto que, entre otras cosas,  plantea que ninguna empresa puede tener más de 30% del espacio disponible en la góndola para cada categoría de producto, fija un mínimo de cinco proveedores para cada uno y establece un Código de Buenas Prácticas.

"La Ley de Góndolas lo que hace es mejorar la competencia y la realidad es que las grandes marcas y empresas monopolizan las góndolas. Va a poner más reglas del juego frente a la situación que estamos viviendo que es bastante complicada", dijo la presidenta de la Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios (Adecua), Sandra González.  

En ese sentido, aseguró que "el día que en este país haya competencia leal y real los precios bajan; el problema son los monopolios".

La Ley de Góndolas fue aprobada en noviembre en Diputados con el 70,8% de votos afirmativos y será tratada en sesión extraordinaria en el Senado en los primeros días de febrero, a partir de la ampliación del temario que introdujo la semana pasada el Gobierno nacional.

Fuentes del supermercadismo señalaron a Télam que, de acuerdo a los fundamentos que dieron lugar al proyecto, "el diagnóstico de la situación es que la culpa de los altos precios la tiene la concentración de la industria proveedora" y advirtieron que en ese caso "la solución de manual tiene que ser impulsar procesos de desinversión de las empresas" que concentran la industria.

"Sin embargo la solución es reglamentar la exposición de productos en algo que afecta a una décima del mercado total de bienes de consumo masivo, sólo a 13 cadenas de supermercados que representan 25% del mercado. De esta forma los productos se van a seguir comprando, esto no va a solucionar el problema", aseguraron.

Además, las grandes cadenas de supermercados dudaban que las pequeñas empresas puedan abastecer la demanda a gran escala porque, según distintos voceros, "necesitamos proveedores que tengan escala, hay que ver cómo van a resolver las Pymes cuando les pidan más mercadería para cumplir la ley".

En este contexto, aseguraron que será "un perjuicio al sector supermercadista y no va a traer los beneficios esperados" porque "habrá capital de trabajo inmovilizado y productos que no tiene rotación ocupando la góndola".

"Tenemos la esperanza de que haya una cuota de racionalidad en el Senado", afirmaron.

Según la presidenta de Adecua, "los supermercados se resisten porque no quieren el control", y aseguró que "hoy el consumidor ha cambiado hábitos de consumo, están muy atentos y saben los precios, saben de marcas y pueden comprar una marca que no sea de primera línea".

"Esto va a permitir que pymes que en muchas oportunidades no pueden entrar al mercado lo hagan", aseguró González.

En la misma línea, el dueño del mayorista Maxiconsumo, Víctor Fera, dijo a Télam que "la ley es en beneficio de los consumidores, va a haber más competencia y van a bajar automáticamente los precios".

"Los supermercados van a tener que bajar los precios porque van a tener que competir también. Va a haber más trabajo, más cantidad de pymes trabajando y sumando gente", proyectó.

Fera aseguró que "las cadenas no van a perder nada porque van a vender productos; qué interés tienen que sea de una u otra empresa. Hay marcas muy buenas que hoy no están en el mercado porque alguien decidió, pero no el consumidor".

"No va a faltar mercadería, va a haber de todo y el consumidor se va a encontrar beneficiado. Si alguien dice que el consumidor no va a ser beneficiado es porque ellos se quieren beneficiar solamente", señaló.

En tanto, CAME expresó en un comunicado su apoyo a la Ley de Góndolas al calificarla como "un instrumento decisivo no sólo para el consumidor, sino también para las pymes, porque además del espacio en la góndola se busca también evitar aquellas prácticas abusivas que por muchos años tuvieron lugar".

En una columna que escribió para El Cronista, el economista Fausto Spotorno explicó que la cadena de comercialización que arranca en el productor y termina en el consumidor está basada en acuerdos y que "cuando el Estado se mete en el medio de estos acuerdos con regulaciones lo que hace es encarecer esos acuerdos entre los productores, los consumidores y los intermediarios. Al encarecer estos acuerdos, sucederá que muchos de ellos no se van a dar y los mayores costos serán pagados de alguna manera entre los productores, los intermediarios y también los consumidores".

"Y lo más importante es que los consumidores elegimos y maximizamos nuestro bienestar, haciendo las compras en diferentes lugares. De hecho, los supermercados son sólo el 30% del mercado minorista del consumo-2.

Según datos a agosto del año pasado de la Federación Argentina de Empleados de Comercios y Servicios (FAECyS), existen en la argentina 8.672 establecimientos de autoservicio (entre hipermercados, supermercados, supermercados discounts y  autoservicios en general).  Las  grandes  cadenas  (Carrefour,  Cencosud,  Coto,  Walmart,  La  Anónima,  cuentan solo con  el 15,5% del total de las bocas, pero suman el 55,7% de m² de toda la superficie comercial del sector.

Por otro lado, las ventas en los supermercados bajaron durante noviembre del año pasado, última medición oficial, un 2,3% en relación con el mismo mes de 2018, mientras que en los grandes centros de compra las operaciones subieron un 4%, medidas a precios constantes, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). 

En el caso de los súper, son 17 meses consecutivos de caídas. Sin embargo, desde octubre se vive una desaceleración de la pendiente. Aunque ese mes hubo una baja de 1,3%, fue como un respiro,  ya que los meses anteriores las caídas habían sido mucho más marcadas: por ejemplo, en septiembre, cayeron 8,8%, en agosto 7,3% y en julio 12,7% y hacia atrás, si se sigue la serie, todas fueron caídas superiores a dos digitos. Octubre fue, de esta manera, la menor caída de 2019, en la comparación interanual. 

La semana pasada, el presidente Alberto Fernández dijo que había "pedido que se incorpore en el Senado el tratamiento de la ley de góndolas" y agregó que desde el Gobierno nacional están "siguiendo de cerca la evolución de los precios".

"La pelea de los precios la vamos a dar de cualquier modo", advirtió el mandatario.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: