Sebastián Pereira, CEO de Flybondi: "Aún no tenemos números positivos pero estamos muy próximos a registrarlos"

El ex ejecutivo de Latam asumió al frente de la 'low cost' en febrero para readecuar el plan original de la aérea al nuevo contexto, tras la devaluación.

Image description

A 18 meses de despegar, la low cost Flybondi readaptó su plan inicial al contexto macroeconómico del país; sigue sumando rutas pero a menor ritmo del previsto y con los mismos aviones, a la espera de una mejora en el contexto para retomar su agresivo proyecto. Sebastián Pereira, ex ejecutivo de Latam, asumió en febrero como CEO de la low cost, en reemplazo de Julian Cook, quien dejó su puesto en diciembre. Fue el encargado, asegura, de readecuar el plan original y aplicar paliativos en un mercado muy afectado por la devaluación y su impacto en los costos dolarizados.

La aérea, que tiene cinco aviones, 570 empleados y es controlada por los fondos Cartesian Capital y Yamasa, lleva invertidos u$s 70 millones; opera 27 rutas a 17 destinos, tres de ellos, internacionales: Asunción, Punta del Este (en temporada) y, en octubre, iniciará Río de Janeiro.

"Ya empezamos a vender El Palomar/Río de Janeiro, que operará tres veces por semana desde octubre, con buena demanda. Analizamos varias rutas más a Brasil. Es una oportunidad. No hay ninguna low cost que vuele desde la Argentina. Río es muy preciada por los argentinos y buscamos vender, también, a brasileños. Además, evaluamos otras rutas regionales, a Bolivia y Perú. Analizamos cuál es el mejor momento y a qué ciudad", anticipa.

- La devaluación disparó los costos, ¿cómo los afectó?

Hubo una situación inesperada que afectó a todos. Nos enfocamos en reforzar las rutas que crecieron fuerte y, en mayo, tuvimos 81% de ocupación. También, en priorizar las internacionales para tener un mejor mix. Es una empresa con proyección a largo plazo. Demoramos ahora la llegada de más aviones. Si cambia un poco el contexto, después de las elecciones, todos retomarán sus planes. El contexto es difícil para todos. Pese a eso, tenemos alta ocupación, lo que deja entrever que el modelo low cost funciona. Pero eso no significa cumplir al pie de la letra el proyecto inicial o sobreinvertir cuando no están dadas las condiciones.

- Al inicio, esperaban llegar al break even este año. ¿Cuándo prevén llegar ahora?

Es una start-up, tiene sus propios plazos. Los inversores entendieron la situación macroeconómica y están confiados. El primer paso era tener una operación sustentable, con buena ocupación. Estamos cumpliendo con los inversores, aunque eso no significa tener número positivos. Pero estamos muy próximos a registrarlos. No hay un plazo prefijado para llegar al break even. Después de las elecciones, si la macro mejora, puede ser inmediato; si sigue todo igual, puede demorar bastante más.

- ¿Qué medidas ayudarían a una mejora del mercado?

Primero, que mejore la macro y, además, que se hagan los ajustes en la industria que se conversan con el Gobierno: impuestos, competitividad en costos, combustible y equidad en la industria. Si el mercado en pasajeros aumenta a altas tasas, con esta macro, con una mejora, será exponencial. Habrá más demanda y subirán los precios. La industria lleva décadas de malas prácticas y usos. Se hizo muy ineficiente frente a la región.

- A largo plazo, ¿se pueden sostener estas bajas tarifas?

Creo que tenderán a ajustarse. Hay una baja por la mayor competencia low cost y por la macro. Creo que el efecto macro se neutralizará un poco. Si no, la industria la pasará muy mal. Hoy, todos juegan a ser low costsin serlo. Pero bajaron tarifas para poder competir y llenar aviones.

- ¿Cómo pueden incidir los resultados de las elecciones?

Son dos mundos muy distintos. Pero, a los efectos prácticos de Flybondi, es indistinto. Hay medidas tomadas que parecen irreversibles, como el ingreso de compañías extranjeras, la inversión en aeropuertos y el crecimiento previsto en El Palomar. Nuestro objetivo es traer un nuevo modelo de negocio, que hace crecer la torta. Estamos tranquilos. Está demostrado que se puede crecer con más empresas y productos en beneficio de los pasajeros. El efecto de democratización del avión es formidable: 200.000 pasajeros del 1,6 millón que registramos lo hicieron por primera vez.

- ¿Qué cambios implementó desde que asumió en febrero?

La situación tomó un rumbo diferente al esperado. Mi rol fue tomar medidas paliativas para encauzar lo que se venía haciendo muy bien. Fueron decisiones comerciales, en la Web. Hicimos acuerdos con agencias, algo no previsto, y trabajamos en un plan para mitigar impactos. Mejoramos mucho el servicio de la operación, castigado el año pasado. Lanzamos Club Flybondi y ya tenemos 1000 membresías con descuentos. Fue poner en caja todo: ingresos, costos y servicios, creo que con buenos resultados. El plan era mucho mas agresivo para este año. El contexto cambió, el plan sigue intacto. Seguimos abriendo rutas y pensando en más aviones pero hay que reajustarse a las condiciones nuevas del país.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: