¿Nos pegamos un tiro en el pie con alcoholemia 0 al volante? (por qué Coviar dice que atenta contra industria, turismo y gastronomía)

Digamos todo. Que Argentina tiene uno de los índices más altos del mundo de siniestralidad al volante provocada por alcohol en sangre, es cierto. Que la ley de alcoholemia 0 atenta contra la industria, también. Esto último es lo que afirman desde la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar). Como respuesta a esto promueven el diálogo y la búsqueda de consensos para lograr una reforma superadora de la actual Ley de Tránsito a nivel nacional que haga foco en la prevención y en la educación. Veamos.

Image description

En medio del tratamiento y posible aprobación de una ley sin consenso que solo baja de 0.5 a 0 el límite de alcohol en sangre permitido para conducir en todo el territorio argentino, la Coviar patalea: “Argentina sería el primer gran país productor de vino en aplicar una ley que atenta contra su industria, el turismo y la gastronomía”. 

En caso de avanzar y aprobarse esta ley, Argentina se convertirá en el primer país vitivinícola (el séptimo mercado más importante del mundo en vinos) en legislar una tolerancia cero.
 
Para Coviar, insistir en medidas aisladas sin diálogo ni consensos tiene un fuerte impacto sobre los hábitos culturales de los argentinos, su salud, y atenta no solo contra la industria vitivinícola sino también contra el sector gastronómico y el enoturismo de una actividad productiva.
 
Argentina fue el primer país del mundo en declarar al vino como su Bebida Nacional. El 2 de agosto de 2013 se publicó en el Boletín Oficial, el texto de la ley Nº 26.870 que declara al Vino Argentino como la Bebida Nacional. Argentina es el primer país vitivinícola en conseguir esta declaración que resalta el valor cultural de nuestra bebida y su rol importante en la identidad nacional.
 
“Sería absurdo que un país grande, vitivinícola por producción y consumo como Argentina, avance con una ley de estas características. Por eso desde Coviar queremos aportar una visión que también nos dé la oportunidad de crear conciencia y habilitar nuevos enfoques fuera del reclamo estrictamente sectorial, que vayan más allá del límite de tolerancia cero que en sí mismo no soluciona el problema y aborden integralmente dicha problemática haciendo foco en la prevención y en la educación”, afirma José Alberto Zuccardi, presidente de Coviar.
 
En este sentido, además de considerar la inviabilidad técnica y legal de la tolerancia cero, tanto desde Coviar como desde distintas cámaras empresarias y representantes del sector turístico y gastronómico, aseguran que una ley de alcoholemia cero al volante no sería la solución frente al problema creciente de los accidentes de tránsito en la Argentina. Por el contrario, apuestan a poder avanzar con una reforma integral por consenso y superadora de la actual Ley de Tránsito a nivel nacional.


 
Para Coviar, la compleja relación entre el consumo de alcohol y la siniestralidad vial debe ser abordada desde una perspectiva que considere todos los factores que forman parte de dicha problemática. Es por esto que desde el sector sostienen la necesidad de una política pública integral y por consenso que esté acompañada de acciones como controles policiales viales eficientes y constantes; involucramiento del Estado en la formación de los conductores; campañas integrales y constantes de prevención y concientización; generación de leyes que apunten a la prevención; y acciones especialmente dirigidas a los jóvenes, que son quienes están involucrados en el mayor porcentaje de accidentes de tránsito.
Abrimos el debate, ¿de qué lado estás?

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: