Desde tu mirada personal, ¿cuál sería la mejor salida para la crisis en Brasil?