Cómo lograr que un .mp3 suene bien

(Por Eduardo M. Aguirre) Quienes tenemos por costumbre acompañar nuestras diarias actividades con música, seguramente valoramos el sistema de compresión de audio conocido como MP3, como uno de los mayores aportes de la tecnología. Sin embargo, sabemos que comprimir música es recortar su información y también su calidad. Veamos cómo contrarrestarlo.

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
La cada vez mayor capacidad de almacenamiento de los dispositivos que diariamente nos acompañan, ya sean PCs, laptops, netbooks, reproductores, celulares y hasta pen drives o tarjetas de memoria, nos permiten ampliar casi sin límites nuestra discoteca virtual. Ahora bien, para quienes no sólo nos interesa coleccionar música, sino también que su sonido conserve su calidad original, nos hemos encontrado con más de un inconveniente en estos años.

En los días en que se hizo masivo el uso de los archivos mp3, la gran mayoría de ellos utilizaba una tasa de bits de 128 kbps, es decir que dicha canción había sido comprimida utilizando una tasa de transmisión de su información de 128.000 bits por segundo. Ciertamente estos archivos ocupaban un espacio muy reducido en nuestros sistemas de almacenamiento (discos duros, reproductores, etc.) pero la pérdida de calidad sonora respecto de la grabación original era muy notable.

Actualmente hemos logrado mitigar en muy buena medida esta pérdida de calidad gracias a que podemos destinarle a nuestras queridas canciones, un mayor espacio en nuestros discos rígidos. Es decir, si utilizamos para comprimir música una tasa de bits (bitrate) de 320 kbps obtendremos un resultado cuyas diferencias respecto del original son prácticamente imperceptibles para nuestro oído.

Nuestra siguiente preocupación deberá ser el dispositivo que finalmente reconstituye esa larga cadena de ceros y unos en ondas sonoras que habremos de disfrutar (o padecer).

Van un par de tips al respecto.

Los parlantitos que vienen “de regalo” al momento de comprar una computadora de escritorio son excelentes pisa papeles.

Los altavoces de laptops y netbooks son muy útiles (y no todos) para saber cuándo nos ha llegado un nuevo mensajito en el Messenger, pero nada más.

Para comenzar a disfrutar de la reproducción de música desde tu PC deberás primero pensar en invertir no menos de $ 250 en un pequeño sistema potenciado de audio. Hablando de marcas, entre las que encontrarás en cualquier local de informática, podríamos comenzar por la gama más alta de Genius (su gama baja son pisa papeles caros), del mismo modo con Logitech y puedo recomendarte especialmente los sistemas 2.1 de Edifier (aunque si llegás a un 5.1 de esta marca no lo dudes).

Con los auriculares de los dispositivos portátiles sucede exactamente lo mismo. Y aprovecho para presentarte el lanzamiento del nuevo headset de Genius compatible con iPod y iPhone.

Se trata del GHP-i200. La tecnología integrada en estos auriculares incluye supresión de ruidos para lograr un sonido claro y cristalino. Reportan un excelente rendimiento en las altas frecuencias, sin duda el talón de Aquiles del común de los auriculares.

Están inteligentemente diseñados ya que incluyen tres tamaños de almohadillas para los oídos. Además, estos auriculares usan un cable TPE y un adaptador de 3.5 milímetros enchapado en oro, por lo que proporcionan una conexión confiable en el uso prolongado.

Hablando de precio, en EE UU se consiguen por U$s 25 y será seguramente casi duplicado por aquí, pero la música (al menos la buena) lo vale ¿o no?

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: