Cómo reunir esfuerzos y recursos para exportar: el caso del primer consorcio exportador de productos sin TACC (y de Nobel Foods)

Para que una pyme pueda “surfear” la crisis hace falta aportar creatividad a los procesos, comenta Analía del Valle Juárez, la cabeza detrás de Nobel Food, una empresa santafesina que forma parte de Flora Foods Exports, el primer consorcio exportador del país especializado en alimentos libres de gluten. En febrero, concretaron la venta de 1.200 cajas de chalitas a Uruguay. Veamos.

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

Analía del Valle Juárez es ingeniera química y trabajó en empresas como Cargill y Molinos Río de La Plata. En 2014 decidió emprender y con la ayuda de un crédito para pymes (con tasas bajas) creó en Santa Fe, Nobel Foods. La empresa elabora y comercializa 6 líneas de productos libres de gluten bajo la marca ViaVita y Maité.

Para la directora general de Nobel Foods el consumo de alimentos sin Tacc “no es una moda sino una tendencia de consumo”.

Durante una FIAR (Feria internacional de la alimentación) en Rosario, descubrió un programa del gobierno de Santa Fe (llamado “Productos de mi tierra”, que tiene por objetivo impulsar los productos locales) y a partir de ahí empezó a estar en contacto con la Secretaría de Comercio Exterior.

Entre misiones comerciales, conoce a otros fabricantes de estos alimentos “gluten free”, con quienes compartían las mismas trabas para llevar sus productos al exterior y conformaron Flora Foods Exports.

Se trata del primer grupo exportador de productos libres de gluten, y está conformado por 5 empresas de diferentes procedencias: Mar del Plata, Buenos Aires y Santa Fe. Entre los productos se encuentran mieles, aceite de oliva, pasta de aceitunas, suplementos de aloe vera, premezclas y los alimentos de Nobel Foods (muffins, galletitas, talitas, mermeladas y dulce de leche).

“Durante un año trabajamos solos, es decir coordinamos viajes, armamos agenda, hicimos relevamientos”, cuenta Del Valle Juarez. Más tarde les llegó la invitación de la Secretaría de Comercio de la Nación para inscribirse como consorcio exportadores.

Al inicio la financiación para las acciones salió de los bolsillos de las empresas miembro, pero con la inscripción en la Secretaría recibieron subsidios de Nación.

A su vez cuentan con el apoyo de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional.

Su objetivo es desarrollar nuevos mercados y cumplir con las exigencias de los mercados internacionales, así como potenciar el crecimiento individual de cada pyme.

“Nosotros empezamos a exportar a Uruguay a través del grupo exportador porque fue un negocio que se gestó mediante la oferta exportadora del consorcio”, cuenta. La pyme concretó en febrero de este año, la venta de 1.200 cajas de chalitas ViaVita a Uruguay.

Detrás de este logro, hay mucho trabajo y tiempo del grupo exportador (que los contiene) y participación de los organismos estatales.

Para sumarse al consorcio una empresa debe presentar productos que no compitan con las que ya ofrecen, pasar por un proceso de evaluación  y adaptarse a los requisitos del estatuto.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: