Contra la demolición de una esquina emblemática (y más)

Claudia A. González: “En estos días se generó el debate si (el arquitecto Miguel Ángel) Roca estaba desaprovechando una de las últimas esquinas emblema del downtown cordobés (en Bv. Chacabuco e Illia). En realidad y en honor a la verdad, nuestra querida docta colonial no posee espacios abiertos donde el artista plasme su creatividad sin obstáculos. Tenemos tantas limitaciones... espaciales, financieras, económicas, municipales... que se termina haciendo lo que se puede con los recursos locales.
Me hubiese gustado que (allí donde irá el edificio Bader) se hiciera algo que `no se parezca a´ ni que `se encuentre en´. Las tendencias a veces son efímeras y traer algo de lo que pasa afuera, a veces choca con nuestra idiosincrasia tan mediterránea. Tenemos una vieja y mala costumbre de destruir nuestro pasado inmediato.
Esa histórica esquina de Chacabuco e Illia, no quisiera que la demuelan jamás. Tengo dos motivos muy fuertes: el primero porque siempre quise ver ese inmueble restaurado (es bien sabida mi pasión por lo antiguo) y la otra, la más importante para mí, porque allí pasé mis mejores años de estudiante tomando mate o leyendo apuntes de economía con Miriam, Tony y Félix Abdala, mientras Laila cocinaba cosas riquísimas junto a la abuela. Cuando tiren abajo ese gran contenedor de historias fantásticas, seguramente más de uno de nosotros, los que formábamos parte de ese gigantesco grupo de amigos, deberíamos hacer un minuto de silencio… ¿No les parece Turco, Gerardo, Carlos, Sergio, Marta, Colorada, Abdo, Mariano, Lili, y Color?".