En poco tiempo el auto va a ser un commoditie

Felipe Aja Espil lleva muchos años en Volkswagen. Después de ser número uno en la Argentina saltó a Miami como responsable de la marca para toda la región. Con una mirada global del negocio, Aja Espil puede hablar de su industria con soltura y sin una posición “corporativa”. Así nos dio -para la edición 5to. Aniversario de InfoNegocios- una interesante perspectiva del futuro de uno de los productos más valorado en el último siglo. Entre otros conceptos, dijo:
- Pasamos de la mecánica a la electrónica: lo que antes se arreglaba con un cable hoy se hace con un “reseteo”.
- Ya hay autos que se estacionan solos y hasta uno que podría andar sin conductor... ¿vos te subirías?
- El problema del auto eléctrico es la autonomía y velocidad... lo veo más como una solución citadina.
- Los componentes impositivos son muy altos en la región: pueden ir del 50 al 70% del valor.
- En los mercados centrales, en 15 años se va a comprar movilidad y no un vehículo determinado.
- Contra los accidentes hay que priorizar infraestructura vial, educación y el sistema punitivo.
(Leé la entrevista completa haciendo clic en el título de esta nota).

Image description

(Haciendo clic aquí podés leer la nota completa en su versión .pdf)

- Si nos guiamos por las películas de ciencia ficción, deberíamos estar cerca de los autos voladores, sin embargo seguimos manejando
coches que -en lo básico- siguen siendo iguales... ¿no nos está debiendo un salto cualitativo la industria automotriz?
- ¿Te parece que son iguales en lo básico? Mirá, hace un año y medio me ofrecieron un Falcon que estaba
casi nuevo, precioso. Salí a dar una vuelta y me dije: “No sé cómo manejaba ese auto cuando era joven”.
Tiene juego en el volante, frenás y se cruza. Hemos avanzado muchísimo
en seguridad, pero como son cambios permanentes quizás no son muy perceptibles.
Alguien que no maneja tan bien, hoy tiene elementos electrónicos
que lo ayudan y lo compensan.
- Sí, claro... pero siguen dependiendo mucho de nosotros, los conductores, ¿no?
- Cada vez un poco menos y se avanzómucho a nivel reparaciones. Fijate
que estamos pasando de la era de la mecánica a la era de la electrónica. Lo
que antes se arreglaba con un cable hoy se hace con un “reseteo”. Y ojo
que en los mercados desarrollados ya hay autos que se estacionan solos...
- ¡Quiero uno!
- La Touran estaciona sola... Ya está lanzada en Europa y va a llegar pronto
a Latinoamérica
- Muy bueno... vamos por más: ¿un auto sin conductor es posible?
- Ya existe un automóvil que podría andar sin conductor, teóricamente.
Pero... ¿vos te subirías? A ver: yo creo que la incorporación de toda esta tecnología
apunta a dos cosas. Primero, a un mayor confort y eso lo ves sobre
todo en Estados Unidos. Si vos andás en la carreteras de acá, a la noche entras a
pasar esas vans con chicos viendo tele en el asiento de atrás. La tendencia al
confort y a los elementos de distracción para los pasajeros es fuerte. Segundo:
la seguridad. En Estados Unidos por ir a 55 millas por hora hay una gran distracción
de la gente que, increíblemente, habla mucho por celular mientras
maneja; entonces están creando elementos de seguridad, de advertencia
Pasamos de la mecánica a la electrónica: lo que antes se arreglaba
con un cable hoy se hace con un “reseteo”. de la distancia respecto del auto de
adelante, el espejo retrovisor que te avisa en la zona ciega que uno tiene.
Buena parte del desarrollo de la electrónica va dirigida hacia la seguridad.
- Otro tema: me parece a mí, o los autos son cada vez más iguales entre las distintas marcas... ¿no se
les hace difícil diferenciarse?
- Buen punto, pero también depende del lugar del mundo donde estés. En Estados Unidos el auto cada vez más
es un commoditie. Fijate que las publicidades son poco emocionales. En
Europa -en cambio- se sigue manteniendo la marca como un elemento
mucho más importante y emocional. Y en Latinoamérica la relación con el
auto es afectiva y fuertísima.
- ¿Cómo están viendo en la industria esta escalada increíble del precio del
petróleo? ¿Están preocupados?
- Y claro que sí. En Estados Unidos en este momento todo lo que es pick ups
está en stock, no lo pueden vender; y todo lo que es auto pequeño está híper
demandado. A estos precios, cargar una camioneta grande está por arriba
de los 100 dólares y eso duele muchísimo en el bolsillo. Por suerte en los mercados
de Latinoamérica usamos motores pequeños. Y ahora está todo el
mundo con el tema del auto eléctrico...
- ¿Qué está faltando para dar el salto en esto?
- Básicamente el problema del auto eléctrico es autonomía y velocidad.
Entonces puede ser una solución citadina. Pero con las grandes distancias
de Estados Unidos o Latinoamérica es complicado... puede ser más razonable
en Europa o Japón. Además está el problema del almacenamiento y el tipo
de baterías. Estamos todos estudiando este tipo de cosas, súbitamente de
moda, pero cómo va a evolucionar es la incógnita...
- La Argentina va camino al millón de motos nuevas al año... ¿no están descuidando ese nicho de primera motorización?
- Pero hay una brecha de precio importante...
Para darte un solo ejemplo: tomá el peso de una moto y el de un auto chico y calculá la diferencia de
peso y de precio sólo en lo que hay de acero. En precios internacionales la
suba del acero y otros materiales es tan enorme que esa brecha no se
puede achicar.
- Pero Tata está haciendo punta con su auto de 2.500 dólares...
- Primero: dijo que va a sacar un auto de 2.500 dólares y yo creo que son
2.500 euros por empezar. Segundo: ellos, con la población que tienen, tienen
que ir al auto masivo. Y tercero: no hay que olvidar el componente
impositivo de un auto. En muchos de nuestros países entre el 50 y el 70%
del valor de un auto es impuestos y ahí te cambia toda la ecuación, ¿no?
- Toyota alcanzó la punta de ranking... ¿lo ven como a Federer, un
número uno que llegó para quedarse muchos años?
- Creo que ellos tienen una ventaja sobre el resto: su mercado de origen.
Japón -hasta por una cuestión físicaes limitado, entonces ellos siempre
han visto al mundo como su mercado, nacieron con una visión muy internacional.
En cambio, los demás jugadores venimos de mercados originales
muy grandes. Chrysler ha mirado tanto su mercado de origen (Estados
Unidos) que el nivel de exportaciones es pobrísimo. Y nosotros (por VW)
venimos de un mercado alemán donde el gusto por el auto es enorme y
donde hay mucha pasión y tecnología.
Sólo desde hace unos años tenemos un centro de diseño para autos en
Latinoamérica, para vehículos como el Gol o el Fox. Hemos cambiado la mirada,
preguntando qué autos necesita el mundo, además de los que producimos
en Alemania. Pero no todos son así: Renault piensa en su mercado de
Francia. En resumen, creo que Toyota tiene esta ventaja desde antes.
- En la red comercial y la forma de vender autos ¿qué cambios ves
para los próximos 5 ó 10 años?
- Creo que va a haber muchos cambios, pero ahí nuevamente divido entre
mercados maduros y el resto. En los maduros habrá grandes cambios, en
los nuestros, habrá cambios, pero no Ya hay autos que se
estacionan solos y hasta uno que podría andar sin
conductor... ¿vos te subirías? tan sustanciales. En Europa o Estados
Unidos, dentro de 15 años uno va a comprar movilidad...
- A ver... ¿cómo es eso?
- Supongamos que compro un Fox y pago una cuota mensual; pero en
Semana Santa quiero ir al campo y necesito un todo terreno, entonces
voy a un centro (la evolución de los actuales concesionarios) dejo mi Fox,
pago la diferencia y me llevo una Touareg por Semana Santa. Al regreso
retomo mi Fox. Creo que eso va a suceder en mercados maduros, uno va
a comprar movilidad, va a pagar una cuota por movilidad y va a pagar las
diferencias en función de las necesidades coyunturales.
- La última: cada vez muere más gente dentro de un auto. ¿Les preocupa?
¿Están haciendo algo?
- Por supuesto que a la industria le preocupa el tema y da soluciones sumando
elementos de seguridad en el auto...
- ¿No deberíamos discutir los límites de velocidad impuestos desde
fábrica?
- Creo que los grandes deberes son infraestructura vial, educación y el sistema
punitivo vial. Te puedo asegurar que los argentinos cuando vienen a
Estados Unidos van a 55 millas por hora. ¿Por qué acá sí respetan la velocidad
máxima? Porque si van a 60 te para el policía y cuando pasa eso te
ponés muy nervioso, porque generan mucho respeto. Entonces, en la medida
en que el sistema punitivo funciona, las cosas mejoran... También hay
que avanzar en los exámenes y el sistema de puntos en las licencias. Creo
que es una conjunción de factores que tienen que darse, cada uno tiene que
asumir su parte de responsabilidad. Contra los accidentes
hay que priorizar infraestructura vial,
educación y el sistema punitivo.

Entrevista: Íñigo Biain.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: