Intel habla claro: si los datos son como agua vital para las empresas, ¡ojo!: solo 2% es potable

(Por Íñigo Biain) Entre tanto humo y sarasa de la big data, alguien tenía que decir la verdad. Y ahí está Intel, la empresa de semiconductores que lideró la masificación de las PC, que se perdió el boom de los celulares, pero que está nuevamente en la punta de la ola en la IoT (internet de las cosas). Por qué una organización se puede “intoxicar” con los datos “no potables”.

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

Las cifras abruman: el 90% de los datos digitales disponibles se crearon en los últimos dos años y su tasa de crecimiento es de 25% anual. Pero cuidado: del volumen inmenso de datos, hoy solo 2% está “limpio”, listo para usar.


“Se hablaba de los datos como el nuevo petróleo de la economía -grafica Marcelo Bertolami, gerente general para las Américas-; a mí me gusta más verlo como agua, tan vital para la vida. Si así fuera, solo 2% es potable y eso significa que tomar (usar para toma de decisiones) el 98% restante no solo no es saludable, sino que puede ser muy perjudicial”.

En la mirada de Intel durante su evento Business Comes Alive (donde InfoNegocios estuvo invitado), la década precedente estuvo marca por la “clouditización” de los datos: las compañías migraron sistemas y datos a la nube, algo indispensable para hacerlos accesibles e intercambiables.

Pero ahora el desafío es aún mayor: con la llegada de IoT y cada vez más dispositivos conectados, el poder de cómputo no puede estar solo en la nube y tiene que moverse a los bordes (edge) para que sean los dispositivos los que procesen los datos básicos de tomas de decisiones en el mismo lugar y solo hagan las consultas relevantes con la nube.

Cada vez más dispositivos autónomos deben tomar decisiones real-time, en el lugar y momento de la operación. Una cámara con reconocimiento facial no puede consultar en la nube todo el tiempo todos los rostros, por ejemplo; debe tener en el mismo dispositivo los 100 ó 1.000 rostros buscados para tomar decisiones de alerta en ese momento.

En el auto autónomo es más evidente esto aún y en general el poder de cómputo y almacenamiento se mueve hacia esos bordes. Y ahí Intel vuelve a ser relevante.

Hoy el negocio de la empresa está dividido en dos mitades: un 50% aún proviene de los procesadores que dan vida a computadoras tradicionales, lo que fuera el negocio histórico de Intel.

Pero la otra mitad (y cada vez más relevante) viene del negocio de los datos y la memoria. En dos años -estiman- dos tercios de sus ingresos vendrán de su unidad de negocios vinculada a datos y “solo” un tercio del tradicional negocio que sigue creciendo, pero mucho menos que el nuevo “boom” del sector IT.

Es que mientras los datos crecen al 25% anual en su acumulación, la necesidad de cómputo de la industria avanza al 60%. Más datos requieren más cómputo y almacenamiento y cada vez más en los bordes de la internet, los mismos dispositivos conectados.

Hoy Intel está en muchos más lugares que detrás del PC con un logo “Intel Inside”. Como recuerda José Avalos, VP del área IoT de Intel, 9 de cada 10 veces que vamos a un cajero automático a sacar dinero nos “atiende” un procesador Intel y 9 de cada 10 veces que pasamos nuestra tarjeta de crédito o débito lo hacemos a través de un dispositivo POS con un procesador de esa marca, también.

Para entender la magnitud de la revolución de la IoT y los dispositivos conectados, hay un dato enorme: hoy hay 20.000 millones de dispositivos (entre celulares, sensores, cámaras y un largo etcétera) conectados a la red. ¿Mucho? En dos años eso será solo el 50% de los 40.000 millones de cosas conectadas. En este mega negocio Intel vuelve a ser líder y deja atrás el mal paso de haber llegado tarde a la telefonía celular.

Intel acelera la transformación de los negocios a un grado nunca antes visto, a través de sus soluciones probadas de IoT -resume Marcelo Bertolami-; tenemos un portafolio único para mover, almacenar y procesar grandes cantidades de datos que habilita a los socios de negocios de diferentes industrias a desarrollar e implementar nuevas experiencias y soluciones que aceleran la innovación”.


En el futuro de Intel hay cuatro grandes áreas de negocios donde apuntan:

  • Vehículos autónomos (y no solo autos, también vehículos industriales, drones y cualquier cosa que se mueva en forma autónoma).
  • 5G, la gran revolución que potenciará IoT reduciendo la latencia en la transmisión de datos y ampliando horizontes.
  • Inteligencia Artificial, el circuito que retroalimenta y mejora la captura de datos para hacerlos “digeribles”.
  • Realidad Aumentada, la combinación de imágenes reales y virtuales que permitan nuevas formas de visualización.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: