Que se termine octubre, clama el mercado

(Por Ruben Ullúa) Si repasamos la historia del comportamiento bursátil del mercado estadounidense, las grandes depresiones del mercado se dieron (ó bien se acentuaron) en octubre. En la crisis del ´29, la gran debacle bursátil se inicio con el conocido “Jueves Negro” que fue un 24 de octubre y esta caída se agudiza, ingresando en pánico, el renombrado “Lunes y Martes Negro” (28 y 29 de octubre) donde el índice Dow Jones pierde en sólo dos jornadas un 24%.
Luego, en octubre de 1937 el Dow Jones llegó a perder un 25% por el rezago que existía de la crisis del `29 y los temores de la guerra. Posteriormente, en octubre de 1987 se desarrolló el Crack del `87, tan hablado por estas fechas, donde el índice Dow Jones llegó a perder un 37.8% durante el mes y donde en una sola jornada, el 19 de octubre, la pérdida había sido del 22.6%, situación que -tras varias hipótesis- nunca se pudieron justificar concretamente cuaáles fueron los motivos reales por los que las ventas salieron de manera masiva al mercado generando tal pánico.
Y ahora… en lo que va del mes de octubre de este 2008 la pérdida asciende al 16.5%, agudizando las pérdidas que se vienen acumulando desde los máximos del año 2007, que como si fuera poco… ¡se iniciaron en octubre de ese año!
Sí, ya se: pueden ser casualidades u otras rarezas que pasan, pero en el mercado lo único que se espera es... ¡que termine octubre!
Más información en www.ruartereports.com