Qué manera de sufrir (en la Bolsa).

Hoy un -1%, mañana un -2%, después empatás y volvés a perder. Así, en ese derrotero de bajas y más bajas, te encontrarías con pérdidas del 40 al 50% de tu inversión si hubieras comprado acciones de Banco Macro o Banco Galicia (por poner sólo 2 ejemplos). Sí, sí, tal cual: pusiste $ 3.000 a fines del 2007, ahora tenés $ 1.500 a $ 1.700. “Ya se sabe, la Bolsa no es para cagones, pero qué paliza nos están dando”, razonaba un inversor que espera en algún momento el rebote.