Unidos por el mismo sueño (y bostezos)

Ana Laura: “Me parece que estamos unidos por el mismo ‘sueño’. Es una cosa de locos... realmente a mi no me da ganas de cenar a las 21 ó casi 22 cuando todavía está de día, eso me genera siempre acostarme más tarde cada día. El otro problema es que a la mañana me tengo que levantar a las 6:30 para ir a trabajar y está tan oscuro que sólo tengo ganas de seguir durmiendo... Este asunto del horario me está afectando, definitivamente ¡sí! ¡Saluditos!”.