Grandio: del primer edificio de Nueva Córdoba a la casa del futuro

(Por SH) La constructora tiene 77 años. O podría tener 11. Lo cierto es que la empresa nació de la mano de Don Italo Martin en 1942, sus hijos la refundaron y, en 2007, sus nietos la rebautizaron con el nombre de Grandio. Hoy, como entonces, hacen mucho hincapié en I+D. Tan es así que se preparan para salir al mercado con la casa más disruptiva del mercado: Hüga, una construcción de hormigón llave en mano que te la llevan armada a donde quieras y te la entregan hasta con los electrodomésticos listos para usar.

Image description
José Martin y sus hijos, segunda y tercera generación al frente de Grandio (Foto: Virginia Huespe)
Image description
José Martin, socio Director (Foto: Virginia Huespe)
Image description
Ítalo F. Martin, presidente (Foto: Virginia Huespe)
Image description
Mario Martin, socio Director (Foto: Virginia Huespe)
Image description
José Martin, socio Director (Foto: Virginia Huespe)
Image description
María Eugenia Martin, socia Directora (Foto: Virginia Huespe)
Image description
Así será Hüga, la primera casa “transportable” que te instalan en un día.

La historia de la empresa se remonta a la década del ´40 cuando Ítalo Martin, de profesión técnico constructor, trajo de Italia una patente basada en tecnología constructiva para implementar sistemas prefabricados de hormigón armado premoldeado. “Fue un precursor, no existía eso en Argentina”, afirman sus nietos orgullosos. A partir de allí construyó un imperio con sede central en Córdoba y patas en Buenos Aires, Brasil, Venezuela y Milán. En el país, de la mano de Patentes Toschi (así se llamaba la empresa) hicieron las fábricas que marcaron a fuego la Córdoba industrial: la planta de Renault, parte de la Fábrica Militar de Aviones y otras.

Segunda generación y después

“En los años ´70 hubo una gran parálisis de la construcción a nivel nacional y se liquidan todos los bienes de la empresa. Mi abuelo nunca le quiso deber nada a nadie y, de cero, recomienza ya con mi papá (José Martin) y mis tíos. En esa época hacen el primer edificio en Nueva Córdoba sobre Av. Ambrosio Olmos”, rememora Mario Martin (hijo de José), a cargo de la presidencia de Grandio. Nueva Córdoba era un barrio chato. Después vinieron otros edificios como el Parque III (sobre Av. Estrada) con el sello Martin.

Mientras tanto, con todo el know how ganado en las primeras décadas, la segunda generación al frente de la empresa lo trasladó a la fabricación de viviendas. “Mi papá desarrolló un sistema de vivienda masiva prefabricada de hormigón armado... Toda la experiencia de la tecnología de Patentes Toschi la trasladó de la industria a la vivienda. Así comenzó a desarrollar planes de vivienda que en ese momento estaban en auge”, completa José Martin, hermano de Mario y representante de la tercera generación familiar.  

Se trata de un sistema constructivo rápido, que no necesita mucha mano de obra. Entre los ´70 y los ´80 construyeron más de 2.000 casas en Jujuy, Catamarca y Neuquén. En Córdoba ese sistema constructivo lo desarrollaron en barrio Jardín Hipódromo, Rucci y Parque Alameda.

Ya un poco más acá en el tiempo, José Martín “le compra la parte” a sus hermanos e incorpora a sus hijos. Como obra bisagra para el traspaso a la tercera generación urbanizaron buena parte de Tejas del Sur I. Si bien el desarrollo era de Amengual, los Martin eran dueños originales de esas tierras y se quedaron con una porción central: “Allí hicimos una infraestructura de 70 lotes, comercializamos algunos y en otros, construimos y vendimos”, recuerda Eugenia Martin, arquitecta hija de José y hermana de Mario y José.

I+D la clave para llegar a Hüga

Te la explican y parece de ciencia ficción, pero es tan posible y tangible que después pensás: “¿Cómo nadie la hizo antes?”. Esa fue mi primera reacción cuando me contaron de Hüga, el proyecto en el que hoy concentran su energía los cuatro hermanos Martin. “Es una vivienda de alto diseño que comprás y te la llevás lista, es decir, en un día la podés habitar porque la instalamos totalmente equipada”, describe Eugenia. No te la llevan en bloques para luego ensamblarla in situ, sino que la llevan completamente lista, hasta con el lavavajillas desembalado. La trasladan en carretones especiales, similares a los que se usan para transportar máquinas de agro.  

“No conocemos a nadie que lo haga, pero tenemos más de 70 años de historia y muchos de investigación que nos sirven para trasladar los conceptos y el know how desde mi abuelo hasta hoy. La sutileza del diseño tiene un valor increíble”, explica José.  Y por eso lleva ese nombre: Hüga, que podría traducirse al danés como “la felicidad en las cosas simples”.  

Internamente la casa es un objeto de diseño de 45 m2 distribuidos en un dormitorio cómodo, un baño zonificado, la cocina y sala de estar integradas. “Para lograrla tuvimos que cambiar el proceso tradicional de diseño. No diseñamos en metros cuadrados como lo hace la mayoría, sino en metros cúbicos, porque al ser una superficie tan reducida, están todos los espacios pensados para guardar y aprovechar al máximo”, resume la arquitecta Martin.

La idea es llegar a fin de año con el prototipo terminado y las primeras casas comercializadas e instaladas.

-En relación a un departamento, ¿tienen el mismo precio?

-Nuestro objetivo es que salga más barato que un departamento en Alta Córdoba, pero con el diferencial de que Hüga viene hasta con lavavajillas.

(La particularidad es que se puede agrandar o combinar de distintas maneras para agrandarla o apilar una arriba de la otra).

Producción: Soledad Huespe
Fotografía: Virginia Huespe

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: