Qué es la Economía del Bien Común: ¿es viable aplicarla en Argentina? (Más de 1.000 empresas están alineadas con el paradigma)

(Por Rosana Guerra / RdF) Se trata de un modelo económico que prioriza una buena vida para todos, en armonía con el bienestar del planeta.”El Bien Común en términos concretos, se determina democráticamente en cuatro grupos de valores éticos: dignidad humana; solidaridad y justicia social; sostenibilidad ambiental, transparencia y codeterminación democrática”, explica Christian Felber en diálogo con InfoNegocios. Pero, ¿cómo?

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

La Economía del Bien Común (EBC) es un modelo económico, integral y alternativo que privilegia la cooperación en lugar de la competencia, una noción del dinero como bien público, y el sistema monetario y financiero como una infraestructura pública y un orden comercial ético. Algo así como una alternativa al libre comercio y al proteccionismo.  

El movimiento de la EBC cuenta actualmente con 11.000 seguidores en todo el mundo, más de 4.800 miembros activos en más de 180 capítulos locales, 35 países, más de 800 empresas y otras organizaciones, unos 40 municipios y 200 universidades en todo el mundo. 

En Argentina está presente desde el año 2017 en Buenos Aires, Córdoba (con referentes en Capital, Traslasierra, La Falda, Río Cuarto) y Región Cuyo (Mendoza y San Juan). 

Ya son más de 1.000 empresas, bancos, colegios, universidades, ciudades y regiones quienes aplican las herramientas prácticas de la EBC. Las instituciones de enseñanza, como las universidades imparten la opción de una economía por el bien común –más allá de los extremos capitalismo y socialismo– los estudiantes adquieren otra idea de la economía desde el inicio y les será más fácil implementarla en la vida real. 

Qué dicen (los que creen que puede aplicarse)
El diseño de la EBC, en su vertiente de economía de mercado, hace que los productos y servicios que cuidan el ambiente y el clima sean más accesibles que los productos dañinos y destructivos. Esto se da porque las empresas menos sustentables y responsables pagan impuestos, intereses y aranceles más altos y no se les considera en la contratación pública o en la promoción económica.

En la economía nacional, un Producto del Bien Común (PBC) podría reemplazar al PIB monetario, midiendo metas definidas democráticamente y alineadas con valores universales.

El Balance del Bien Común (BBC) muestra cuánto contribuye una empresa al bien común. Una vez que el Producto del Bien Común ha sido compuesto y anclado en las constituciones, el BBC simplemente mediría cuánto contribuye una organización a sus 20 subobjetivos. La (pre)versión actual del BBC mide hasta qué punto estas entidades económicas viven la dignidad humana, la solidaridad, la justicia, la sostenibilidad y la democracia. 

Las preguntas de los informes del bien común de las empresas incluyen, por ejemplo: ¿Los productos y servicios satisfacen las necesidades humanas? ¿Qué tan humanas son las condiciones de trabajo? ¿Qué tan amigables con el medio ambiente son los procesos de producción? ¿Qué tan ética es la política de ventas y compras? ¿Qué tan involucradas están las partes interesadas en la toma de decisiones estratégicas? Y la gran pregunta: ¿cómo se distribuyen las ganancias?

Los Informes del Bien Común son examinados por auditores independientes. Se publica un resultado cuantificado y comparable (hasta 1.000 puntos de bien común). Para evitar el lavado de imagen verde o greenwashing, los aspectos negativos, como las violaciones de los derechos humanos, el traslado de beneficios a paraísos fiscales o la destrucción medioambiental directa, dan lugar a la deducción de puntos, hasta un mínimo de menos 3.600 puntos negativos. 

Y vos, ¿qué pensas?

Dejá tu Comentario:

No solo hay cafecitos, ahora también matecitos: cómo funciona la plataforma que permite invertir en emprendimientos (y ya vende más de 4.000 por día)

(Por Diana Lorenzatti) Las redes sociales permiten, entre muchas otras cosas, la posibilidad de dar a conocer proyectos, emprendimientos y empresas, y que escalen. El crowdfunding es una herramienta muy poderosa para lograr el objetivo y a eso apunta “Matecito”: a obtener fondos en línea para financiar un proyecto a través del aporte de un elevado número de inversores. Cómo opera.

Las cosas como son: Milei y Caputo “le pusieron” al Cosquín Rock 1.400 millones de pesos (más, mucho más, que Llaryora eximiéndolo de IIBB)

El Cosquín Rock sigue dando que hablar. Al debate lo comenzó el propio presidente de la Nación cuando en la red social X se refirió a un comentario que cuestionaba “quién financia el festival”. Palazzo salió al cruce intentando zanjar la discusión. Pero Milei no se quedó tranquilo y siguió arremetiendo. Lo que nadie dice es que con la sola exención del IVA al precio de las entradas, Milei (y Caputo) “le pusieron” al Cosquín Rock unos 1.400 millones de pesos. Veamos.

Llega el Uber de los fletes: en febrero comienza a operar Fletalo en Córdoba (ya tiene 30 vehículos registrados)

Una idea tan simple como poderosa empieza a funcionar en tierras estudiantiles, donde las mudanzas y los fletes son moneda corriente. La plataforma online de fletes nació en 2020 en Buenos Aires con el fin de simplificar y transparentar los servicios de logística y transporte. El desembarco en Córdoba será en el transcurso de este mes de febrero para satisfacer la demanda B2B, y luego pasar a los consumidores finales. Cómo funciona.

Otra fórmula 70-30: Beney, un fernet “distinto” nacido en Traslasierra (sin TACC, a base de 40 hierbas y orgánico)

(Por Diana Lorenzatti) Todos los argentinos sabemos que Córdoba es la tierra del fernet y que hay muchos estilos y variedades que se pueden encontrar en toda la región. Entre tantas opciones Beney se distingue por ser del Valle de Traslasierra y tener una base de 40 hierbas serranas. Único en el mercado por ser libre de glúten, de calidad orgánica, sin conservantes y producido artesanalmente. En esta nota dialogamos con Guillermo Beney, su dueño, quien pasó a producir más de 12.000 botellas por mes, entre otras bebidas como gin y licores.