Transferencia de un auto usado: los nuevos pasos para realizarla

La transferencia de un auto usado puede ser algo muy simple o muy complejo. Más allá de los riesgos que puede implicar la compra de un auto usado, en muchos casos la operatoria de compra-venta puede acarrear aún más traumas para una persona que no está directamente relacionada al mundo de los autos y sus “papeles”.
 

Image description

Desde los últimos años realizar la transferencia de un auto usado se ha simplificado bastante, y aquí te acercamos una breve guía para realizar la operación sin contratiempos.
 


Una vez que se tenga elegido el auto en cuestión, se debe comenzar con el papeleo correspondiente, aunque hay pasos que pueden ser o no obviados, dependiendo también de la confianza que tengamos con el vendedor. Si es un amigo, un vecino o alguien de confianza, que sabemos que no nos va a estafar, podemos liberarnos de algunos pasos. Ahora, si no conocemos al vendedor, lo más seguro será corroborar algunos de los principales problemas que podemos llegar a enfrentar.

Más allá del estado del auto en sí, que puede tener sorpresas como cualquier máquina usada, lo primero que debemos tomar es el dominio del vehículo. Lo más lógico será sacarle una foto a la cédula verde o azul que tenga el vendedor. También corroborar en los vidrios del auto si el número de chasis grabado de fábrica coincide con los de la cédula, ya que allí haremos una primera inspección acerca de que no se trata de un auto “falso”.

Con esa certeza, el número de dominio y los últimos 8 dígitos del número de chasis o VIN, procederemos a realizar un informe de dominio e histórico online. Esto tiene un costo muy bajo ($650) y se realiza 100% mediante la web (ver link). Allí sabremos el historial de dueños del auto, y si el actual titular posee algún tipo de embargo o prenda que imposibilite la transferencia del automóvil. No se trata de un trámite obligatorio, pero nos dejará algo más seguro a la hora de realizar la transacción.

Uno de los riesgos es que esto se realice una vez que hayamos señado la unidad, ya que podemos correr el riesgo de que el vehículo sea vendido en ese lapso. Eso sí, de esta forma podríamos estar arriesgando el dinero de la seña, por lo que te recomendamos señarlo con un dinero inicial bajo, y una vez realizado el informe de dominio, reforzar la seña si el vendedor lo exige.

El informe de dominio demora unas 24 horas, y llegará al mail del posible comprador. Si el resultado es satisfactorio, y coincide con los datos suministrados por el vendedor, debemos proceder a sacar los turnos correspondientes de verificación policial y transferencia. Previo a eso podemos sacar un libre de deudas de patente e infracciones, pero lo más sencillo será indagar en las webs de cada jurisdicción si cuenta o no con deudas.
 


La verificación policial tiene un costo de unos 2.500 pesos, y es obligatoria para todos los autos hasta con 20 años de antigüedad. Si el auto que se va a transferir tiene más de 20 años no es requisito obligatorio, y aquí nuevamente entran a jugar las decisiones personales. Lo más lógico sería realizar la comprobación policial, ya que así nos aseguramos de la veracidad del auto por completo. Para cada provincia hay una web específica, por lo que te recomendamos buscarla de acuerdo al sitio en el que estés leyendo esta nota.

De nuevo, si es un auto de un conocido, del cual conocemos su legalidad o existe alguna forma de corroborarla en persona (número de motor y chasis, y que no estén adulterados) se podrá prescindir de la misma, en este caso si es del 2001 hacía atrás. Las motos de procedencia nacional tampoco se verifican obligatoriamente.

Si el auto que vamos a adquirir tiene un costo superior a los $800.000 se necesitará además el formulario CETA. El mismo es generado por AFIP, y lo debe realizar el vendedor con los datos del comprador. El mismo no tiene costo, y demora unos pocos minutos, aunque la persona que lo realice deberá contar con clave fiscal nivel 3 para acceder a la web del organismo oficial.

Finalmente el último paso será el de realizar la transferencia del auto. Para la misma se necesitan pocos documentos, que actualmente son muy sencillos de obtener. Como primera medida tanto el vendedor como el comprador deberán cargar el formulario 08 Digital desde la web del DNRPA. La operatoria la puede hacer tanto el comprador como el vendedor, si cuenta con los datos solicitados de cada una de las partes.

Se tratan de datos sencillos, que están más que nada en el DNI de cada persona. La página es bastante didáctica, aunque en ocasiones tiene algunas trabas. Para lograr el éxito será menester completar cada uno de los casilleros.

La comprobación se hace mediante un código enviado al mail del comprador. Una vez ingresado el código se podrá elegir el día y la fecha para asistir al registro a firmar, tanto comprador como vendedor. Para ello se deberá llevar el DNI de cada integrante que vaya a firmar y fotocopias, las cédulas, verde o azul, título de propiedad del automóvil y comprobante de CUIL o CUIT.

Recordemos que para firmar la transferencia de un auto se podrá realizar en el registro seccional de actual o futura radicación de manera obligatoria. Lo más recomendable es realizarla en el registro de actual radicación, ya que allí se encuentra el legajo del auto, por lo que se realizará con mayor celeridad.
 


Asimismo se exigirá verificación policial obligatoria si no se trata del registro actual, sea cual fuere el año del auto. Siempre el vendedor deberá concurrir con su cónyuge de figurar como casado en la documentación del automóvil. El comprador, por más que sea casado, podrá realizar la firma sin acompañamiento.

Más en Cuyomotor
 

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: