¿Miedo a volar? ¿Miedo a hablar en público? Llega el casco de realidad virtual Psious

Quién no tiene alguna fobia, ¿verdad? En Córdoba, un importante gerente directamente no toma aviones por su fobia a volar. Precisamente la organización Poder Volar, del psiquiatra Claudio Pla, trae al país un casco de realidad virtual que mejora y acelera los tratamientos.

Una fobia es un miedo irracional y desmedido a objetos (agujas, por ejemplos), animales (palomas, hay varios casos) o situaciones como hablar en público o tomar un avión.

La persona que sufre este tipo de dificultades -para evitar la ansiedad que estas situaciones le generan- suele buscar evitarlas, interfiriendo en el normal desarrollo de su vida cotidiana.

“Cuando ocurren accidentes como el del avión que cayó en Taiwán esta semana, hay un notable incremento de consultas, tanto de nuevos como de viejos pacientes”, afirma Claudio Pla, psiquiatra especializado en el tratamiento de fobias y trastornos de la ansiedad.

Para tratar eficazmente las fobias, la persona debe ser expuesta a la situación temida. Hasta el momento, esto se llevaba a cabo “en vivo” o a través de la imaginación, pero la organización Poder Volar presenta ahora el casco de Realidad Virtual Psious, un nuevo recurso para el tratamiento de las fobias. “Es una herramienta que renueva las esperanzas y facilita el tratamiento”, sostiene Pla.

Se trata de un sistema  basado en el uso del casco y un smartphone, comandados desde una computadora, que permiten generar escenarios tridimensionales dentro de los cuales el paciente tiene la sensación de estar físicamente presente, siendo capaz de interactuar con ellos.

El tratamiento con realidad virtual se realiza utilizando escenarios diseñados específicamente para cada tipo de fobia. Cada escenario está compuesto de una secuencia que recrea la situación temida por el paciente. De esta manera, el terapeuta puede regular la exposición del paciente a la situación en función de la reacción que éste tenga.

El escenario virtual es controlado por el profesional para conseguir una exposición gradual de las escenas programadas para el paciente en sesiones de terapia de entre 45 y 60 minutos. La exposición debe ser recurrente, a fin de reducir el malestar y, en última instancia, la eliminación de las respuestas de ansiedad del paciente ante dichas situaciones.

En el caso de la fobia a volar en avión, el tratamiento se puede complementar, además, con la práctica de horas de vuelo virtuales en el X-Plane, con un comandante de línea aérea en un simulador de cabina preparado especialmente a tal fin. Y, por otra parte, se puede acceder al asesoramiento de un destacado profesional especializado en coaching y manejo de técnicas para combatir el stress. “En los encuentros se trabaja sobre cuatro pilares: información clave sobre aviones, ejercicios de afrontamiento físicos, asesoramiento sobre medicación y el simulador de realidad virtual y el de cabina”, concluye Pla.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: