Movimientos en la hotelería de la zona norte: Onas se despide y Neper se renueva (un sector golpeado por la incertidumbre y los rumores)

(Por Luciano Aimar) En un año totalmente negativo para (casi) todos los rubros de la economía, sin dudas que el hotelero -junto al turístico- han sido los que se encontraron desde marzo con sus ingresos en 0. Ante la titánica tarea de mantener un negocio con muchos gastos fijos sin una entrada, algunos cierran y otros utilizan la poca espalda que queda para ahuyentar rumores y volver mejores.
 

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

El cierre definitivo de Onas
Las autoridades del hotel decidieron en los últimos días cerrar de manera definitiva y desvincular a todos sus empleados, debido a los altos costos fijos que debe afrontar el negocio sin ningún tipo de ingresos. Sumado a esta problemática, la falta de respuesta de cualquier tipo de organismo hotelero o turístico fue la gota que rebalsó el vaso.

Previo a tomarse la decisión del cierre, Onas venía llevando adelante obras en su edificio para aumentar su número de habitaciones, las cuales estaban avanzadas en un 70% y serán finalizadas como indicaban los planes al iniciarse las mismas.
 


De todas maneras y pese a la decisión, desde el hotel aseguran que el cierre es la realidad que deben afrontar, pero que el edificio no será utilizado para otra actividad, dejando una mínima ventana abierta para volver a operar cuando las condiciones sean las óptimas, todo lo contrario a las actuales.

Un Neper renovado
Luego de estar 6 meses con sus puertas cerradas, los rumores de cierre ponían al Neper como un futuro geriátrico -entre otra versiones-, pero la realidad es muy distinta ya que no solo no cerrarán definitivamente, sino que planean volver a la actividad con un espacio totalmente renovado.

En este periodo de freno total en sus actividades, el equipo de Neper utilizó sus días para proponerse e idear un nuevo modelo de negocio, el cual incluye reestructuración en su servicio de alimentos y bebidas, con nueva imagen, nuevo restaurante y una nueva empresa que lo opere. En los próximos días se dará a conocer cuál será el nuevo operador, ya que todavía el acuerdo no está oficializado de manera formal.

En cuanto a las obras, se apunta a la puesta en valor del exterior del hotel y cara nueva del restaurante. Y la propuesta nueva de alimentos y bebidas, se dirige a los eventos corporativos.
 


Desde Neper analizan y aseguran que ya no habrá eventos masivos con 500 personas, entonces la decisión es tener un formato más reducido, organizando eventos más pequeños como lo son las reuniones de equipos de trabajo y mini congresos. El hotel ve su ventaja competitiva por ahí, ya que la mayoría de los hoteles de la ciudad cuentan con salones mucho más grandes.

Además, en la parte de hotelería, observaban un cambio de paradigma que se acercaba. Los servicios como Airbnb ya habían pasado a ser competidores directos, y la actividad les demandaba un cambio. Es por ello que el escenario nuevo coloca a Neper como un hotel que apunta a un público corporativo que busque comodidad con tecnología y elementos que les hagan la estadía más práctica en cuanto a servicios.
 

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: