Un rumor volvió a cerrar los comercios del centro

El rumor es uno de los fenómenos sociológicos más fascinantes y difíciles de estudiar. Nunca se podrá establecer cómo, cuándo y dónde se disparó ayer el rumor que corrió como reguero de pólvora y llevó a que cientos de comercios del centro de la ciudad bajaran sus persianas y miles de personas literalmente huyeran de la zona.
Con una ciudadanía hipersensibilizada (y con los D´Elía dando vueltas por ahí, claro) cualquier rumor de saqueos encuentra el caldo de cultivo óptimo para iniciar un boca a boca increíble donde nadie vio nada concreto pero todos “escucharon algo” y obran preventivamente.
El 29 de mayo de 1989, hace casi 2 décadas cuando me iniciaba en el periodismo, recuerdo que sucedió algo similar: rumores de “hordas” que -en este caso- bajaban desde el cordón industrial saqueando comercios en aquellos tiempos de hiperinflación. En aquel entonces -como ayer- ni un sólo vidrio se había roto.
Qué mal que estábamos entonces. Qué mal que estamos ahora.