Orestes se sumó a la comunicación de Big Center.

El salón mayor de lo que fuera el centro de convenciones de Patio Olmos está hecho un desastre. Es que ya empezaron las obras para desmontar alfombras, luces y todo lo que ambientaba un típico salón formal para convertirlo en “el centro de entretenimiento más grande de la ciudad”, según resaltan sus impulsores. “Lo peor que nos puede pasar es que nos confundan sólo con una discoteca”, explica frontalmente Orestes Lucero, el publicista que se sumó a Willy Fernández Christe, Oscar Cabalén y Federico “el Pollo” Allende Pinto para la instalación de la marca antes de la apertura. Aunque todavía no están los renders finales, Willy se entusiasma explicando los diferentes ambientes que tendrá Big Center y las propuestas para distintos públicos que lo podrán hacer funcionar todos los días de la semana.