Córdoba evita restricciones, testea más y delega en intendentes

(Por Bettina Marengo) Frente a la segunda ola del coronavirus, mientras en el AMBA empiezan a evaluar medidas generalizadas para limitar circulación, desde Salud y Gobierno se enfocan en los gobiernos locales. Muchos mayores de 70 no se vacunaron por no haberse anotado; sería tarea de los municipios “salir a buscar” esa población de riesgo.

Image description

Mientras se definen si vuelven las restricciones a la circulación nocturna en el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires), donde ya están ocupadas más del 60% de las camas críticas hospitalarias, con pacientes Covid 19 y de otras patologías, el gobierno de Córdoba no anunció por ahora medidas generalizadas frente a la segunda ola de la pandemia del coronavirus. Tanto desde los ministerios de Salud, como desde la cartera de Gobierno, enfocaron en los gobiernos locales como los responsables de tomar la temperatura a la pandemia en sus territorios y decidir restricciones focalizadas y temporales. Hasta ayer, más de diez municipios y comunas ya habían dispuesto algún límite en actividades y circulación nocturna, y no se descarta que, a medida que se vea el “efecto Semana Santa”, se sumen más localidades. A todo esto, al cierre de esta nota se reunían las autoridades sanitarias nacionales con sus pares bonaerenses y porteños, para evaluar posibles medidas, y corría el rumor de un próximo encuentro virtual del presidente Alberto Fernández con los jefes políticos de las 24 jurisdicciones.

Provincias como Mendoza y Catamarca asumieron la segunda ola y anunciaron medidas. El gobernador radical Rodolfo Suarez dispuso la restricción de circulación y de actividades no esenciales en horario nocturno, y limitaciones para eventos sociales y deportivos. El catamarqueño Raul Jalil dispuso la vuelta a clases virtuales en varios departamentos, por una o dos semanas, una medida que Nación no impulsa.

A nivel provincial, lo que hay en Córdoba es un pedido de cumplimiento de los protocolos directamente dirigido a los intendentes, un incremento de los testeos, con ampliación fuerte de horarios en la Capital, y algunos ajustes en la campaña de vacunación, concretamente con las personas mayores de 70 años que no se han anotada para recibir la primera dosis.

Con respecto a la vacunación, ayer comenzó para mayores de 60 años y personal de educación del segundo ciclo del nivel primario. Con la llegada de 75 mil dosis de vacunas chinas Sinopharm, empezó a fluir el sistema. El ministro de Gobierno de la Provincia, Facundo Torres, dijo en declaraciones radiales que las 56 localidades que la semana pasada no habían recibido vacunas, ya las recibieron, y aseguró que la Provincia ya inmunizó con al menos una dosis a todos los mayores de 70 años, aunque aclaró que se trata de “todos los que se anotaron (vía CIDI o de otra forma)”, lo cual deja a un importante segmento afuera.

Se sabe que, aun cumpliendo los parámetros etarios, en los centros de vacunación no se aplican vacunas a quienes no tienen turno (con excepción, claro, de lo que se conoció como Vacunación Vip).

En tanto, la secretaria de Promoción y Prevención de la Salud de la Provincia, Gabriela Barbas, sostuvo al programa “No por mucho madrugar”, de Radio Nacional Córdoba, que ya se vacunó al 44% de las personas mayores de 70 años que previamente se inscribieron, sobre un total de 400 mil adultos en esa franja etaria. Como se dijo, muchos viejos quedaron sin vacunación, siendo población de alto riesgo para cuadros graves de la enfermedad y lógicamente, candidatos a ocupar las camas críticas (hoy ocupadas en un 20%). En esa línea, el ministro político sostuvo, palabras más, palabras menos, que los intendentes tendrán que salir a buscar en sus territorios a los viejos que, por distintos motivos, todavía no se registraron para ser vacunados. A nivel Capital, si bien el año pasado el PJ capitalino hizo un sondeo de residentes de tercera edad, las fuentes consultadas no tenían información sobre una campaña para inocular a los ancianos no vacunados por falta de inscripción.

Barbas también puso énfasis en el rol de los intendentes, en una posición que “protege” al Panal frente al anuncio de aumento de casos y de medidas restrictivas, así como del consecuente mal humor social que produzcan. “La decisión de tomar restricciones siempre la tomarán cada una de las localidades. Desde el Ministerio de Salud se pueden dar las recomendaciones, pero es responsabilidad de cada municipio terminar de tomar cada decisión a partir de su realidad epidemiológica. Nosotros seguiremos trabajando codo a codo y asesorando a los intendentes a los equipos de salud”, resaltó ayer.

Con respecto a la decisión de aumentar la cantidad de testeos para disminuir la cantidad de contagios que produzca cada nuevo infectado, la Municipalidad de Córdoba salió rápidamente a anunciar más horarios y lugares de hisopado rápido en los barrios y en el centro de la ciudad. Se informó que en los CPC de Monseñor Pablo Cabrera, Villa el Libertador, Centro América, Pueyrredón y Chalet San Felipe se testeará en doble turno, de lunes a viernes de 8:00 a 12:00 y de 14:00 a 18:00 horas. En tanto, en los CPC de Guiñazú, Colón, Ruta 20, Empalme, Argüello, San Vicente y Rancagua, se mantiene el horario matutino de 8 a 12 horas. Además, en Especialidades Médicas, de 8 a 14 horas, y en los Hospitales Infantil y Príncipe de Asturias, de 8 a 20. A estos puntos fijos se suman dos móviles de hisopados que funcionan en la Plaza de la Intendencia, de lunes a viernes de 9 a 13 horas, y en el Paseo del Buen Pastor, de viernes a domingo de 18 a 21 horas.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: