Con capitales chino-argentinos, se suma otra marca de motos

“Con sueldos promedio de $1.500, ¿quién puede comprarse un auto? Nadie. Hoy todos se suben a la moto.” Ese el razonamiento de Walter Belotti, un contador devenido en importador de motos, que buscó un socio estratégico: Chan Lin Gao, accionista de una fábrica de ciclomotores china. Keller es la marca de este séptimo jugador del mercado local (ya existen Cerro, Kymco, Appia, Brava, Okinoi y la reciente Lancraf) que promete posicionarse entre los primeros en ventas por tres razones: precio (al público arrancan desde $ 3.500), calidad y cantidad de modelos.
“Tenemos 18 modelos homologados”, explica el socio del empresario chino también dueño de Las Tinajas. Y en la faz comercial, apuestan a un modelo novedoso para el rubro: además de distribuirlas en una red de agencias multimarca, van a venderlas a través de un call center.
Esta nueva empresa, ubicada en el mismo lugar donde funcionaba Rigazzio, comenzará a ensamblar motos nacionales (con insumos chinos) en un mes. “Según la Cámara Argentina de la Motocicleta se van a vender 800.000 unidades este año y nosotros pretendemos colocar 20.000 y el año que viene empezar a abastecer al Mercosur”, remata Belotti.