Turismo cinegético, estético y ahora también ¡odontológico!

Hasta ahora habíamos escuchado de norteamericanos que vienen a cazar palomas o de chilenas y europeas que vienen a implantarse siliconas, pero también hay muchos que vienen a turistear y -de paso- arreglarse los dientes. “Chilenos, españoles e italianos vienen en busca de prestaciones simples, sobre todo implantes y tratamientos de conducto”, dice Silvio Gordillo, Gerente del Círculo Odontológico de Córdoba. Blanqueo de dientes, colocación de coronas estéticas y hasta ortodoncias son los tratamientos buscados. Mientras que un diente nuevo puede costar alrededor de $ 2.000 en una clínica particular cordobesa, en Europa y Estados Unidos cuesta exactamente el doble. “Recibimos muchos colombianos y americanos que eligen nuestra ciudad porque es más segura que Buenos Aires, más barata y tiene el mismo prestigio profesional”, explica Josefina Edelstein de Creo, Centro de Rehabilitación y Estética Oral. La tendencia empezó hace unos 4 años y sigue en alza con cada vez más extranjeros que se van con otra sonrisa, dejando contentos a algunos dentistas locales.