Salve Regina, la primera marca de Argentina de regalos con valor emocional (más de 1.500 revendedoras, y 5 góndolas en shoppings)

La marca nació en una mesa de un playroom, de la mano de Samanta Schnabel, quien a pulmón, y con ganas y esfuerzo, invirtió en sus inicios $ 500 para comprar una balanza con la que pesar cuentas. Hoy Salve Regina tiene 10 años, y de ser un emprendimiento familiar, pasó a ser a una empresa con expansión internacional y fuente de ingresos de miles de mujeres.

Image description
Image description
Image description
Image description

Salve Regina nació de la mano de Samanta Schnabel, una mamá recientemente separada en aquel entonces. “Yo trabajaba en la distribuidora de mis papás para poder mantener mi casa y a mis hijas, así que cuando llegaba me dedicaba a hacer rosarios y pulseras”, expresa Sam. 

En el año 2012, luego de su separación, y quedando completamente a cargo del cuidado de sus hijas de 10 y 18 años, Samanta veía que el encontrarse todo el día fuera de casa -por el trabajo que tenía como administrativa en una constructora- no era viable para estar presente con sus hijas en un momento en que la necesitaban más que nunca. Las dudas de renunciar eran muchas: una hipoteca, dejar un ingreso fijo, dos hijas que solventar, pero su pasión por el diseño y compartir tiempo de calidad con ellas ganaron la pulseada.

La marca comenzó con una inversión inicial de $ 500, y hoy es una empresa con expansión internacional y una fuente de ingreso para muchas mujeres. 

Algunos productos que marcaron la historia de estos 10 años de Salve Regina, por su importancia, cariño y significado:

Rosario Sugus, uno de los primeros artículos que fabricaron, que resultó novedoso por sus colores. Hoy es uno de los más elegidos para celebraciones especiales como comuniones o confirmaciones.
Bendición de Bolso, que se convirtió en compañero y protector de muchas personas por ser un regalo simple y con mucho valor emocional.
Pulsera Nazareth que desde el primer momento fue querida por todos y hoy en día está disponible en muchos colores.
Pulsera Virgencitas, unas de las más elegidas entre sus clientas de 10 a 18 años.
Pulsera de la Vida de Jesús, que recientemente fue relanzada, fabricada 100% en acero y piedras naturales.

Y así pasaron 10 años del primer rosario que creó Samanta, quien ahora cuenta con su propia fábrica de producción, más de 1.500 revendedoras, 5 góndolas en los shoppings más importantes del país y presencia en Chile, Venezuela, Perú, Uruguay y Ecuador. 

“Cuando decidí convertirme en emprendedora mis hijas todavía eran chicas y Salve requería mucha atención. Los primeros años fueron difíciles, horas abocada al trabajo, dudas sobre el futuro, enfrentarme a desafíos, pero también me hicieron ver las cosas de las que soy capaz. Fue difícil tomar la decisión de emprender teniendo 38 años y dos hijas, pero lo valió. Hoy puedo afirmar que Salve Regina, para mí, fue la oportunidad de superación y de demostrarme todo lo que podía”, finaliza Samanta.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: