Colonia Caroya : lana de oveja, botellas pet y madera, los materiales para construir su propia escuela (un proyecto triple impacto que ya se hizo realidad)

(Por María Rosa Ponce) Desde abril alumnos de nivel primario habitan las aulas de concepto abierto y flexible que les permiten migrar de espacio en espacio para acudir a clases de idiomas, artes, actividades físicas y ciencias. Padres, docentes y comunidad pusieron las manos y el cuerpo para dar forma al edificio propio

 

Image description
Image description

Eutopía (un desafío posible), es la palabra que  agrupa a un grupo de padres interesados en darle una innovadora educación a sus hijos, desde hace siete años con la Fundación La Huella crearon la  Escuela Olga Cossettini, con nivel inicial funcionando en el predio de Chacra de Luna ( un emprendimiento de Turismo Rural) y una primaria que hasta hace dos meses alquilaba una casona antigua.

No hubo imposibles para estas personas que al hombro se pusieron la idea y luego la acción, hoy  tienen techo propio.

Con un sistema de autoconstrucción, estructura y paredes de madera, rellenas con botellas pet y con techos aislados con lana de oveja le dieron forma a su sueño del edificio 

El mismo podrá  albergar a unos 250 estudiantes y más de 40 docentes por turno cuando esté completamente edificado, aunque en la primera etapa que fue inaugurada hace unos días y habitada desde abril pasado, se levantaron los 360 m2 de las seis aulas de Primero a Sexto Grado (actualmente tiene hasta quinto).

 

La directora Anabel Uanino contó emocionada a Infonegocios que la construcción consistió en rellenar paredes con  fardos de botellas prensadas y atadasentre si, acomodadas en estructuras de madera. "Es algo muy simple. No se requieren herramientas costosas ni eléctricas. No consumimos energía ni agua en la fabricación de fardos, entonces no es peligroso, de las tareas participaron, padres, docentes, alumnos  y voluntarios

Bajo el concepto de “Escuela Viva”, la institución alberga entre el nivel inicial y primario, a unos 90  estudiantes y cuenta con un equipo educativo de 15 personas.

Uanino, Directora de la escuela Olga Cossettini ubicada en el  Barrio de Tronco Pozo Colonia Caroya manifiesta su felicidad por culminar esta etapa que les permite soñar con un más allá, quizás un secundario, albergar en un edificio contiguo también al nivel inicial que quedó a unos metros de ese terreno.

La escuela viva “tiene que ver con esta curiosidad y este movimiento tan innato de los niños de salir a buscar aquello que me atrae que genera preguntas, es  pensar en una institución que habilite eso, docentes puedan enriquecer  las dudas y sorpresas que el entorno dan”, explica Anabel

“La Huella es la fundación propietaria de la  escuela, creada en el 2015, cuando aún se trabajaba con niños en guardería tradicional y se planteó la  idea de continuar en los niveles obligatorios y oficiales un proyecto pedagógico que había nacido con una experiencia de niños muy pequeños”. comenta la directora.

Sustentable y con espacios flexibles, la estructura fue pensada desde la funcionalidad, la sustentabilidad y la habitabilidad para que el proceso de aprendizaje sea una vivencia sana, creativa y emocionante. La disposición de las aulas busca el beneficio climático y ambiental de la luz solar, abiertas al paisaje. Las aulas tienen un  formato de taller, haciéndolas  adaptables a los usos de acuerdo a la programación por materias.

La obra fue rápida, en nueve meses pudieron habitar los espacios. En el proceso acompañaron la Fundación 3C, empresas y comercios de la región y Córdoba Capital.

Muchas de las botellas pet fueron retiradas de los contenedores que existen en Sinsacate, una localidad vecina que separa en origen desde hace cinco años y aportó una buena cantidad de las casi 90 mil botellas empleadas.

Los niños y docentes llevaron a cabo la propia mudanza, la apropiación del proyecto fue tal que no necesitaron adaptación según explica Uanino, “a las horas ya estaban como pez en el agua, el desafío del espacio es con otros tiempos, diferentes en su  configuración, se va rotando de aulas y es todo un aprendizaje para el equipo”.

Disfrutan mucho el aire libre, de hecho los espacios abiertos se integran con grandes dimensiones, arboledas, especies autóctonas, patio de juegos, pista de atletismo y demás.

El sueño sigue, agrandar, contagiar y seguir creando con sus propias manos.

Tu opinión enriquece este artículo:

Los Aroza no está solo en Villa Allende: llegó Monjas con una propuesta de “tardeo” (Juan Negri entre los dueños)

(Por Diana Lorenzatti) Monjas, vinos, cocina al fuego y mucha naturaleza en una casona con más de 120 años de historia. ¿Te imaginas de qué se trata? Fuimos a la inauguración de Monjas, Fuegos y Vinos, una nueva propuesta gastronómica en el corazón de Villa Allende que busca posicionar a esta localidad y a Córdoba como un fuerte polo gastronómico. Conocé más sobre esta prometedora apertura en esta nota. 

Fischer avanza rápido en Córdoba: abrió su segunda boca en la capital (y busca ser el “amigo fiel” de la industria)

(Por Rocío Vexenat) El nuevo local está ubicado en Rincón y General Alvear, a una cuadra del Puente Alvear y en diagonal al nuevo Concejo Deliberante. El local tiene aproximadamente 300 m2 y podés encontrar no solo los famosos tarugos de la marca sino también herramientas, merch, pegamentos y mucho más. En este plan de expansión por Argentina, y en especial por la provincia de Córdoba, la marca busca ser el aliado perfecto de cualquier empresa, compañía o fan de la marca.

A todo vapor: Piccini Boats ahora es Honda Marine, el único concesionario náutico en Córdoba (mientras apura el lanzamiento de dos nuevas lanchas)

(Por Soledad Huespe) Hacía rato lo buscaban, pero recién este 2024 se concretó: Honda eligió el astillero nacido en Carlos Paz para desembarcar con su concesionario náutico oficial donde venden motores fuera de borda y de cuatro tiempos. Mientras tanto, la empresa liderada por Mauro Piccini trabaja “a todo vapor” para presentar dos nuevas lanchas.